Niños migrantes "morían de miedo" por protestas que exigían su salida de EU

El congresista Juan Vargas dijo que había muchos menores que nunca se habían subido a un avión, lo que les generó temor pero al ver las manifestaciones en su contra el miedo fue mayor.
El cantante Lupillo Rivera participó en la manifestación para impedir el traslado de inmigrantes a un centro de la patrulla fronteriza.
El cantante Lupillo Rivera participó en la manifestación para impedir el traslado de inmigrantes a un centro de la patrulla fronteriza. (Alexandra Mendonza)

San Diego

Los menores migrantes que se encontraban en los camiones que pretendían ingresar a la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta, morían de miedo al ver a manifestantes exigiendo su salida del país, denunció el congresista Juan Vargas.

Vargas declaró a la prensa que entre el grupo de migrantes había algunos que nunca se habían subido a un avión, lo que les generó temor, pero una vez que llegaron a Murrieta y vieron a manifestantes, su miedo fue mayor.

El legislador visitó este jueves la estación de la Patrulla Fronteriza en San Ysidro, donde todavía permanece un grupo de indocumentados centroamericanos en espera de ser procesados.

A su salida, habló con la prensa, donde enalteció la labor de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), y consideró que están realizando su labor "de manera humana y profesional".

Juan Vargas lamentó lo suscitado el pasado martes en Murrieta y recalcó que en San Diego, inmigrantes centroamericanos son bienvenidos. A la llegada de los autobuses que trasladaba a los centroamericanos procedentes de Texas, un centenar de pobladores se manifestó para impedir que los extranjeros fueran dejados en el centro de la Patrulla Fronteriza.

En un momento se armó una confrontación entre los inconformes y el cantante mexicano Lupillo Rivera, quien defendía su derecho a estar en Estados Unidos. Incluso uno de los manifestantes escupió al intérprete, sin que la policía que observaba interviniera.

"Quiero darles la bienvenida con compasión y hacerles saber que serán tratados de manera justa y con dignidad", expresó.

El congresista demócrata señaló que esta situación viene a subrayar la necesidad de una reforma de inmigración en los Estados Unidos.

El grupo de 140 inmigrantes que llegó el pasado martes a San Diego, corresponde a familias centroamericanas con niños, quienes buscan asilo político en Estados Unidos, al huir de la violencia que aqueja sus países de origen.