Nigeria revisa a la baja las adolescentes secuestradas por Boko Haram

Los familiares de cuatro de las muchachas raptadas por el grupo islamista olvidaron comunicar su liberación, con lo que asciende a 219 el número de estudiantes en cautividad.
Estudiantes de la Midreshet Shalhevet High School protestan ante el consulado nigeriano en Nueva York en solidaridad con las niñas raptadas
Estudiantes de la Midreshet Shalhevet High School protestan ante el consulado nigeriano en Nueva York en solidaridad con las niñas raptadas (AFP)

Maiduguri

Las autoridades el noreste de Nigeria revisaron hoy a la baja el número de adolescentes secuestradas por Boko Haram, al indicar que los familiares de cuatro de ellas olvidaron comunicar su liberación. Tras el secuestro el 14 de abril de las chicas en la escuela femenina de Chibok, sólo continúan en cautividad 219 de las 276 estudiantes de secundaria, ya que finalmente 57 consiguieron escapar durante los primeros días, informó una fuente del gobierno del estado de Borno, que pidió el anonimato.

El responsable de educación de Borno, el hombre clave en la crisis de las rehenes, reveló las cifras revisadas a los miembros de un comité presidencial, cuando visitaron la capital del estado de Maiduguri la semana pasada, agregó esta fuente.

Por su parte, Shehu Sani, un activista nigeriano de derechos humanos, confirmó el jueves que el ex presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo llevó a cabo el fin de semana pasado conversaciones encaminadas a liberar a las alumnas secuestradas, en las que participaron "algunos miembros de la familia" de los combatientes de Boko Haram e intermediarios.

"La reunión tuvo lugar y yo formé parte de ella", dijo en un comunicado. Según publica hoy la prensa local, Obasanjo ha contactado con el abogado que medió en las negociaciones de hace tres años entre el Gobierno y los insurgentes, que se cerraron sin acuerdos. "Tengo un abogado que puede hacer de vínculo con los líderes de Boko Haram y que puede servir al Gobierno para poner fin a la insurgencia", señaló el expresidente al diario Vanguard.

Obasanjo asegura que el gobernador del estado de Brno, donde fueron raptadas las niñas, estaría dispuesto a negociar, si bien teme ser acusado por el Gobierno de formar parte de la milicia. Para el ex presidente, dada la actual situación de violencia que vive el país, sería conveniente reabrir las negociaciones mantenidas hace tres años.

"Hay dos cuestiones en juego, la libertad de las niñas y el fin del movimiento insurgente", subrayó Obasanjo. Las más de 200 menores secuestradas el pasado 14 de abril en una escuela de Chibok permanecen retenidas por el grupo armado, que amenazó con venderlas si las autoridades no excarcelaban a miembros de la secta recluidos en cárceles del país.

De otra parte, tres soldados cameruneses resultaron heridos en un ataque atribuido a Boko Haram en en el norte de Camerún cerca de la frontera con Nigeria, informaron fuentes policiales. "Tres militares resultaron heridos hacia las 16:00 horas de hoy (miércoles), tras ser atacados por los Boko Haram", afirmó un comisario de policía en la región norte de Camerún, que pidió el anonimato.

El ataque se produjo en la localidad camerunesa de Sandawadjiri, situada a pocos kilómetros de la frontera con Nigeria, según esta fuente. Los soldados cameruneses "detuvieron a dos personas sospechosas de pertenecer a Boko Haram", señaló el comisario. "Cuando los conducían a pie hacia la base [militar camerunesa], otros Boko Haram vinieron, también a pie, para liberar a sus camaradas" y "dispararon contra los militares", añadió.

Este nuevo ataque se produce cuando el ejército camerunés continúa con un despliegue importante de refuerzos en la región norte del país, en la frontera con Nigeria, para hacer frente a la amenaza del grupo islamista nigeriano.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur. Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder y fundador de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha provocado más de cuatro mil muertos.