Maduro cumple 2 años de 'administrar' la crisis

El presidente de Venezuela anuncia fase “demoledora” en materia económica; insiste en culpar a los empresarias de supuesto complot.
El sucesor de Hugo Chávez, líder de la Revolución Bolivariana.
El sucesor de Hugo Chávez, líder de la Revolución Bolivariana. (Jeffrey Arguedas/EFE)

Caracas

El presidente Nicolás Maduro cumple mañana dos años en el poder con el anuncio de una nueva fase económica "demoledora", en medio de un deterioro paulatino de la calidad de vida de los venezolanos, que enfrentan el recorte en la asignación de dólares subsidiados para viajeros y compras en el exterior.

Para buscar solución a la crisis, Maduro reveló que afina una nueva fase "demoledora" para derrotar la "guerra económica" que atribuye desde el comienzo de su gobierno a empresarios acaparadores.

"Hay una guerra incesante, brutal; nosotros los golpeamos y vuelven, tendrán que irse a la cárcel o del país, pero a los actores de la guerra económica se les acabó el tiempo", advirtió ayer en la región de Barinas.

"Estamos puliendo una nueva fase que va a ser demoledora y sé que cuento con el apoyo de todo el pueblo", dijo Maduro, quien sostiene que desde el inicio de su mandato enfrenta la guerra económica que lanzaron empresarios contra el pueblo y que provocó el desabastecimiento en los mercados.

"Ayer estuve hasta tarde con el equipo central nacional, con asesores internacionales, preparando los detalles de una nueva fase del plan contra la guerra económica, en todos los aspectos: importación complementaria, funcionamiento del Cencoex (oficina de control de cambios), de los puertos, de todo lo que tiene que ver con las importaciones necesarias para el país. Trabajando todos los sistemas distributivos y comercializadores", detalló.

El gobernante señaló que el país necesita estabilizar los niveles de producción, importación, distribución y comercialización de bienes de consumo.

Indicó además que su nueva estrategia incluirá como frentes de trabajo de las grandes industrias de la economía productiva y las empresas de servicio.

"Esto nos permitirá tener un único y gran resultado que es una economía productiva y próspera", agregó.

También insistió en que los responsables de la "guerra económica" tienen como objetivo irritar al pueblo, al "esconder" los bienes de consumo y que se vea obligado a hacer largas filas en los comercios buscando productos escasos.

Cuando el heredero del fallecido mandatario Hugo Chávez asumió el poder el 19 de abril de 2013, tras unas elecciones impugnadas por el opositor Henrique Capriles, la inflación anual era de 20.1 por ciento, la escasez de productos básicos de 20 por ciento y la pobreza se ubicaba en 25.1 por ciento.

Dos años después, la inflación anual se disparó a 68.5 por ciento, la escasez se agudizó y la pobreza —una de las banderas de lucha de la Revolución Bolivariana— alcanza a 32.1 por ciento de los venezolanos.

Y el dólar negro, marcador ya casi omnipresente de unos precios en bolívares cada vez más devaluados, pasó de 22 bolívares por dólar cuando murió Chávez a 275 bolívares cotizados ayer.

Todo ello mina la moral de los venezolanos, cada vez más sometidos a largas filas para conseguir leche, aceite, harina o medicamentos sin recurrir al mercado negro, donde —de conseguirse— los precios se disparan hasta mil por ciento.

La economía venezolana atraviesa una fase de recesión con una alta inflación, que este año podría superar 100 por ciento.