Netanyahu iniciará su tercer mandato bajo presión de EU

El primer ministro israelí se entrevista con líderes partidarios para formar gobierno, mientras los palestinos advierten que intensificarán los esfuerzos diplomáticos y el laborista Herzog rechaza ...
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con su hijo Yair (d), en su visita hoy al Muro de las Lamentaciones para rezar tras su victoria
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con su hijo Yair (d), en su visita hoy al Muro de las Lamentaciones para rezar tras su victoria (AFP)

Jerusalén

Benjamin Netanyahu logró una inesperada victoria en las elecciones legislativas en Israel y prácticamente se aseguró el cargo de jefe de gobierno, pero iniciará su tercer mandato consecutivo bajo presión estadunidense tras haber descartado la idea de un Estado palestino.

Después de una reñida campaña, el Likud, el partido conservador de Netanyahu, consiguió ganar 30 de los 120 escaños del parlamento frente a los 24 recabados por la formación de centroizquierda Unión Sionista.

Aunque las encuestas lo daban por perdedor, Netanyahu, en el cargo desde 2009, se alzó como gran vencedor de estos comicios, y es prácticamente seguro que lo llame el presidente Reuven Rivlin para asumir su tercer mandato consecutivo, el cuarto de su carrera contando el que desempeñó entre 1996 y 1999.

Pero las perspectivas de un nuevo mandato para este político de línea dura, cuyo discurso viró todavía más hacia la derecha durante la campaña, podría proyectar una sombra aún mayor en las relaciones, ya rotas, entre Israel y los palestinos y agravar las tensiones con Estados Unidos.

El lunes, Netanyahu había vuelto a reafirmar su idea de enterrar la posibilidad de un Estado palestino. El miércoles, la Casa Blanca reafirmó su apoyo a una solución de dos Estados.

El presidente Barack Obama, quien no llamó aún a Netanyahu, pero lo hará "en los próximos días", "sigue pensando que una solución de dos Estados es la mejor manera de responder a las tensiones", explicó el portavoz del mandatario norteamericano, Josh Earnest. La Casa Blanca informó que el secretario de Estado, John Kerry, sí llamó a Netanyahu para felicitarlo.

Además, "Estados Unidos está muy preocupado por los discursos que dividen y buscan marginar a los ciudadanos árabes israelíes", destacó el portavoz de Obama. "Esto debilita los valores y los ideales democráticos, que son una parte importante de lo que une a Estados Unidos e Israel", agregó.

El día de la votación, el primer ministro israelí había afirmado en su página de Facebook: "El poder de la derecha está en peligro. Los electores árabes van en masa a las oficinas de votación". La lista única de los partidos árabes, otra de las grandes sorpresas de estos comicios, se confirmó como tercera fuerza política, con 14 escaños.

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, pidió que estas elecciones sean una oportunidad para "pasar la página" y relanzar el proceso de paz. A ese respecto, los palestinos advirtieron que intensificarán sus esfuerzos diplomáticos para aumentar la presión internacional.

El portavoz del presidente palestino, Mahmud Abas, declaró que el mandatario cooperará con cualquier gobierno israelí que acepte la solución de los dos Estados, una opción que, según dijo Netanyahu en sus últimos días de campaña, quedaba descartada.

"Nos da lo mismo quién es el próximo primer ministro de Israel, lo que esperamos es que su gobierno reconozca la solución de dos Estados", declaró el portavoz, Nabil Abu Rudeina, en un comunicado.

"Sobre esta base, seguiremos cooperando con cualquier gobierno israelí apegado a las decisiones internacionales reconocidas", agregó, considerando que, sin estos compromisos, "el proceso de paz no tendrá ninguna posibilidad".

Por su parte, el veterano político de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Yaser Abed Rabbo declaró a AFP que "Israel eligió la vía del racismo, la ocupación y la construcción de asentamientos", y no "el camino de las negociaciones".

Negociaciones de gobierno

Según la ley israelí, los resultados finales de las elecciones deben publicarse en un plazo de ocho días, pero una portavoz del Comité Central de Elecciones dijo a AFP que estarían disponibles "el jueves por la tarde".

Una vez que los resultados oficiales sean proclamados, posiblemente el jueves, el presidente Rivlin tendrá siete días para pedirle a un líder político que forme gobierno.

Netanyahu se entrevistó con los líderes de varios partidos, para concluir un acuerdo en un plazo de dos a tres semanas, indicó en un comunicado el Likud. Éste podría optar por una coalición muy marcada a la derecha, lo que podría complicar aún más las relaciones ya tensas con la comunidad internacional.

Netanyahu ya ha contactado con Hogar Judío, partido nacionalista religioso que ha obtenido ocho escaños, y con los ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá (7 escaños cada uno), así como con Israel Beitenu, el partido nacionalista del ultraderechista ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman (6 escaños), indicó su partido.

También se ha entrevistado con su otro aliado potencial, Moshé Kahlon, tránsfuga del Likud y líder de un nuevo partido de centroderecha y con vocación social, Kulanu, que se ha llevado diez escaños.

Herzog, a la oposición

Por su parte, el rival de Benjamin Netanyahu, el laborista Isaac Herzog, descartó hoy participar en un gobierno de unidad con el primer ministro saliente. "Pasar a la oposición es la única opción realista para nosotros", dijo Herzog, tras una reunión de su formación, la Unión Sionista, informó una portavoz de la formación.

El líder laborista dijo que su formación va a constituir una "alternativa válida y verdadera" frente a un gobierno radical de derecha, que "no va a durar". Su aliada, la centrista Tzipi Livni, también pareció descartar su participación en un gobierno de Netanyahu.

"El sueño de coalición de Netanyahu es una pesadilla para los israelíes (...) Debemos luchar por lo que creemos, incluso desde la oposición", señaló la ex ministra de Relaciones Exteriores, citada por la misma portavoz.

"Seguridad y prosperidad"

Mientras, Netanyahu prometió hacer todo lo necesario para garantizar la "prosperidad y la seguridad" de sus conciudadanos, durante una visita al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén, el lugar más santo del judaísmo.

Netanyahu, que tiene prácticamente asegurado seguir al frente del gobierno, se mostró "emocionado por la responsabilidad" que le confiaron el martes los electores en las urnas. "Haré todo lo posible para garantizar la prosperidad y la seguridad de todos los ciudadanos de Israel y si Dios quiere, lo lograremos", dijo.

"Agradezco la decisión de los ciudadanos de Israel de elegirme a mí y mis socios contra todo pronóstico y contra grandes fuerzas" adversas, dijo Netanyahu.