Negociará gobierno de Santos con las FARC sin cese al fuego

Según el presidente colombiano, “la gente se está cansando de no ver más resultados”.

Bogotá

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, defendió ayer las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aun sin un cese al fuego, y dijo que esperaba “de todo corazón” que las negociaciones “no fracasen, que nadie me diga que les dimos ventajas territoriales o militares en ningún centímetro del territorio colombiano”.

Añadió que “un cese al fuego lo que hace es motivar a que se prolonguen las conversaciones indefinidamente. Porque estarían las FARC en el mejor de los mundos: conversando, pero armados. Y eso es lo que es inaceptable”.

El mandatario reveló que “tenemos informaciones de inteligencia de que las FARC dieron a sus diferentes frentes la orden de que infiltren la protesta social, eso lo sabíamos, pero también ordenaron que preparen golpes a sitios emblemáticos para que, según ellos, Colombia y el mundo digan que siguen vivas”.

Santos hizo esta advertencia durante la inauguración del Comando Conjunto Sur Oriente número 3 en la base de Larandia del departamento del Caquetá, en el sur del país, donde activó un comando militar especial y le encargó al nuevo comandante, el general Javier Alberto Flórez, que se adelante a posibles atentados.

El presidente urgió el martes a las FARC a acelerar la negociación, al advertir que la gente se está cansando de no ver resultados conciliatorios cuando se acerca el primer año de tratativas que el gobierno de Santos y la guerrilla comunista llevan a cabo en Cuba para negociar la paz desde noviembre de 2012. Se pretende llegar a un acuerdo que ponga fin a casi medio siglo de conflicto armado, aunque en Colombia no ha cesado la confrontación armada.

A principios de las conversaciones y por dos meses, las FARC pusieron en práctica un cese al fuego unilateral, pero Santos no aceptó que el ejército también lo hicieran, argumentando que ello le daría una “ventaja estratégica” a la guerrilla en la mesa de negociaciones.

“La mejor defensa es el ataque, por eso la ofensiva tiene que mantenerse y redoblarse, así es (como) también vamos a llegar a la paz”, agregó el mandatario.