Negociadores colombianos sesionarán de manera permanente en Cuba

Tanto los representantes de la guerrilla de las FARC como los del gobierno del presidente Juan Manuel Santos tomaron la medida para concretar el alto al fuego "lo antes posible".
El garante de las conversaciones Rodolfo Benitez (c) junto a miembros de las delegaciones de FARC y gobierno en La Habana
El garante de las conversaciones Rodolfo Benitez (c) junto a miembros de las delegaciones de FARC y gobierno en La Habana (AFP)

La Habana

Los negociadores de paz de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del gobierno del presidente Juan Manuel Santos anunciaron hoy en La Habana que trabajarán “en sesión permanente” para concretar el añorado alto al fuego bilateral.

“El propósito es llegar a acuerdos lo antes posible” en cuanto al “cese del fuego, dejación de armas y garantías de seguridad”, temas cuya solución anteceden a la firma de la paz, dijeron las partes en un comunicado conjunto, en el cual puntualizaron que en los próximos cuatro días trabajarán por separado para después volver a negociar.

Los delegados del gobierno asistirán este jueves 26 de mayo a una audiencia de la Corte Constitucional de Colombia sobre el plebiscito, que según se estima sería finalmente el mecanismo previsto para refrendar los acuerdos de paz.

Las partes aclararon en su comunicado que los temas que discuten ahora incluyen el enfrentamiento “a las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo” de derecha, que “amenazan la implementación” de cualquier acuerdo.

Las FARC han insistido en que el enfrentamiento por el gobierno a esas bandas es “imprescindible para garantizar la seguridad” de los guerrilleros que entreguen sus ramas y pasen a la vida civil. Los negociadores informaron que también trabajan en “las características y funcionamiento del mecanismo de monitoreo y verificación que se desprende de la resolución 22 61 del Consejo de Seguridad”.

Según trascendidos, seis meses después de que los dos bandos acuerden el cese del fuego, las FARC comenzarían el proceso de dejación de sus armas. Ambos procedimientos tendrían acompañamiento internacional, coordinado por la ONU.

Asimismo, las partes destacaron el reciente acuerdo para “dar seguridad jurídica” a la firma de la paz, así como el referido “a la salida de menores de edad” de los campamentos de las guerrillas. “Esperamos que en los próximo días se concreten los protocolos y plan transitorio de acogida que permitan” el regreso a la vida civil en condiciones de seguridad de los guerrilleros menores de 15 años, dijeron.

“Ese paso será el antecedente más concreto a la firma de la paz”, consideraron analistas en la capital cubana. En ese sentido, el gobierno colombiano y las FARC agradecieron el apoyo que prestan a la desmovilización de los menores de edad la representante del Secretario General de las Naciones Unidas para los niños y el conflicto, Leila Zerrougui, y otras instituciones internacionales.

“El martes 31 de mayo volveremos a reunirnos en la mesa de La Habana para continuar las discusiones. El propósito es lograr un nuevo y decisivo paso hacia el fin de la guerra y alcanzar la paz que tanto anhelamos”, concluyeron.