Náufragos, drama sin fin

Con los muertos de ayer, suman al menos mil 600 migrantes fallecidos desde enero en el Mediterráneo
Guardacostas y helicópteros de Italia buscan a supervivientes.
Guardacostas y helicópteros de Italia buscan a supervivientes. (AFP)

Roma

"La crueldad de los traficantes de personas es increíble. Llenaron el barco hasta lo imposible", lamenta la vocera de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Carlotta Sami, ante la noticia de que hasta 700 migrantes podrían haber muerto en aguas del Mediterráneo en su intento por alcanzar las costas europeas.

Ayer fueron cientos de personas, pero en retrospectiva ya son miles los que han dejado sus vidas en el mar, en un drama que no parece tener fin.

La de ayer es "una de las peores tragedias que ha tenido lugar en el Mediterráneo", dijo Sami a la emisora Rai.

Los equipos de rescate llegaron tarde al lugar de los hechos. La Marina y la Guardia Costera recorrieron la zona en decenas de embarcaciones y helicópteros, pero la cifra sigue intacta: hay casi 700 desaparecidos. Los rescatistas hallaron 24 cuerpos en el agua.

A pesar de que no había pasado siquiera una semana desde que se registrara el último drama migratorio de este tipo, el pasado jueves un barco procedente de Libia dejó 41 desaparecidos en una lancha neumática que pretendía atravesar el Mediterráneo, siendo que en verano son más las personas que se aventuran a partir por agua en su intento por llegar a las costas europeas.

El 12 de abril, hasta 400 migrantes desaparecieron en otro naufragio, según dijeron los supervivientes. Aseguraron que había 500 o 550 personas a bordo del barco que partió de Libia.

El 11 de febrero, más de 300 migrantes desaparecieron en el mar cuando las lanchas neumáticas en las que viajaban naufragaron también frente a las costas libias. Otros 29 murieron de frío durante las labores de salvamento de los guardacostas italianos.

En 2014, hubo otros tres episodios: el 22 de agosto, 170 migrantes se ahogaron cerca de Trípoli (Libia); el 14 de septiembre, cerca de esa zona, un barco con 200 migrantes africanos zozobró y solo unos pocos sobrevivieron. El 10, hasta 500 migrantes murieron frente a las costas de la vecina Malta cuando su barco fue hundido por traficantes, según supervivientes. Los traficantes embistieron la nave porque los migrantes se habían negado a trasladarse a un barco menor. Los agentes de salvamento solo hallaron 10 supervivientes y tres cuerpos.

En 2013, al menos 366 migrantes murieron cerca de la isla de Lampedusa (Sicilia), cuando su nave procedente de Libia con 500 migrantes se incendió. En 2011, otros 150 migrantes de Eritrea y Somalia murieron al sur de Lampedusa al naufragar su barco que salió de Libia; y el 2 de junio, entre 200 y 270 migrantes se ahogaron frente a Túnez al intentar llegar a Lampedusa. Fueron rescatadas 577 personas.

El 2 de marzo de 2009, hubo más de 220 desaparecidos en otro naufragio frente a Libia.

Hasta la fecha, en 2015, más de 35 mil solicitantes de asilo e inmigrantes han buscado refugio en Europa atravesando el mar. Con los muertos de ayer, mil 600 habrán perecido en el intento. En todo 2014, unos 290 mil indocumentados cruzaron el Mediterráneo, de los cuales unos 3 mil 500 murieron.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, alabó ayer "la labor que está realizando Italia en condiciones casi de abandono" y condenó que "no haya un sentimiento de cercanía y solidaridad" de parte de la Unión Europea. Tras una reunión extraordinaria de su gabinete, Renzi dijo que la solución pasa por más ayuda comunitaria y "frenar la tensión en Libia". "El 91 por ciento de los inmigrantes que llegan a Italia proceden de Libia. El tema de Libia es prioritario", subrayó.

En Libia la violencia sigue siendo una constante por la guerra civil y el caos que imperan desde que en 2011 Europa y Estados Unidos ayudaron a derrocar al dictador Muamar Gadafi.