NYT pide cambiar programas de USAID para Cuba

En el quinto editorial dedicado a defender una nueva política de EU, el diario reclamó al gobierno cambiar la práctica de la agencia de ayuda al desarrollo de promover la democracia en Cuba.
Raúl Castro, presidente de Cuba, durante un discurso ante la Asamblea Legislativa en La Habana
Raúl Castro, presidente de Cuba, durante un discurso ante la Asamblea Legislativa en La Habana (EFE)

La Habana

El diario The New York Times pidió al gobierno de Barack Obama cambiar la práctica de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de promover “la democracia” en Cuba mediante millonarias acciones encubiertas, informaron hoy los medios oficiales de la isla.

En el quinto editorial que dedica a proponer una nueva política de EU hacia Cuba, el Times consideró que “lejos de haber logrado su objetivo, las iniciativas de la USAID han resultado bastante contraproducentes”.

Los 264 millones de dólares destinados a tales planes, “han sido un imán para charlatanes, ladrones,  y buenas pero infructuosas intenciones. Los sigilosos programas han agravado la hostilidad entre las dos naciones, le han dado a Cuba una bonanza propagandística y han bloqueado oportunidades de cooperar en áreas de interés mutuo”, consideró el periódico.

En ese sentido, enmarcó la condena en La Habana a quince años de cárcel  del estadunidense Alan Gross de quien, dijo, "viajó a la isla cinco veces como parte de una iniciativa de USAID, fingiendo ser turista, para contrabandear equipos de comunicación no permitidos" por el gobierno cubano.

“Estados Unidos debe hacer un esfuerzo por promover mayores libertades personales en la isla poblada por once millones de habitantes y flexibilizar la rigidez de uno de los gobiernos más opresivos del mundo. Pero tiene que hacerlo mediante una estrategia nueva, producto de la lección de dos décadas de esfuerzos fallidos por desestabilizar el régimen de los Castro”, dijo el Times.

En este contexto, el comentarista del noticiero estelar de la televisión estatal cubana, Oliver Zamora, consideró este domingo que la proliferación de artículos del Times responde a variados sectores de poder en EU que estarían “creando condiciones para un cambio de política” de Washington hacia la isla, con el presidente Barack Obama al mando o con quien lo sustituya.

Zamora descartó que el control del Senado por los Republicanos pueda frenar esa tendencia y estimó que la intención de mejorar las relaciones entre Washington y La Habana va más allá de las agendas políticas de los partidos Demócrata y Republicano, y responde a intereses de sectores económicos que aspiran a penetrar el mercado isleño.

La semana anterior, en tanto, las revistas Time y The New Yorker elogiaron la participación cubana en la lucha contra el ébola en Africa Occidental, en algunos casos, como en Liberia, coordinada con especialistas estadunidenses.  

“La diplomacia del ébola sigue a un amistoso apretón de manos que Raúl Castro y el presidente Obama intercambiaron en el funeral de Nelson Mandela en Sudáfrica, en di­ciembre pasado, y se ha sumado a las previsiones de que la administración Obama podría intentar finalmente levantar las restricciones restantes del embargo comercial de Es­tados Unidos contra Cuba”, consideró The New Yorker.

Retirar el bloqueo de EU a la isla “allanaría el camino para una plena restauración de las relaciones diplomáticas”, concluyó la publicación. Por su parte, la agencia  estadunidense Associated Press  reveló hace algunas horas que la USAID está preparando “nuevas normas internas” que le impedirían realizar programas  secretos como ZunZuneo, el llamado Twitter cubano,  cuya existencia denunció la misma agencia hace varios meses.

La iniciativa contemplaría prohibir a la USAID gastar dinero en programas para impulsar “la democracia” en países que rechazan la ayuda de la agencia, dijo AP.

Denuncias telefónicas

De otra parte, la Fiscalía General de Cuba, que participa en la cruzada contra la corrupción del presidente Raúl Castro, inauguró una línea telefónica especial para recibir denuncias de la población, informaron hoy medios locales.

La Fiscalía instaló "una línea única para la atención a la población, vía telefónica, a la que puede accederse desde cualquier parte de Cuba marcando el 0802-12345", dijo el portal noticioso Cubadebate. En Cuba son escasos los servicios públicos que brindan atención por teléfono.

"Esta alternativa (...) refuerza la atención personalizada (...) y extiende el radio de acción" de la institución, indicó la fiscal jefa de Protección de los Derechos Ciudadanos, Raquel Rodríguez Fraga, citada por el diario oficial Granma.

El servicio telefónico operará todos los días, pero no acaba con las denuncias presenciales, explicó Rodríguez. La Fiscalía -que investiga delitos y lleva ante la justicia a los sospechosos- es uno de los organismos involucrados en la campaña anticorrupción del gobierno y la Contraloría General, que monitorea los actos de los funcionarios públicos.