NSA debe revisar en profundidad sus programas de espionaje, según expertos

La Casa Blanca publicó hoy el informe de un comité independiente con 46 recomendaciones para equilibrar la obtención de información con la protección de la privacidad de las personas en las ...
Un manifestante pide asilo para el ex agente de la NSA, Edward Snowden, en Alemania ante el Reichstag de Berlín
Un manifestante pide asilo para el ex agente de la NSA, Edward Snowden, en Alemania ante el Reichstag de Berlín (Reuters)

Washington

Un panel de evaluación formado tras las revelaciones de los controvertidos programas de espionaje del gobierno de Estados Unidos llamó hoy a realizar una amplia revisión de las prácticas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por siglas en inglés), aunque manteniendo su capacidad operativa. El panel, conformado por el presidente Barack Obama, elaboró 46 recomendaciones incluyendo las reformas de una corte secreta de seguridad nacional y poner fin al almacenamiento de metadatos telefónicos recabados por la NSA. También sugiere mejorar la cooperación en materia de espionaje con los aliados de Estados Unidos.

El informe de 308 páginas presentado la semana pasada a la Casa Blanca y lanzado públicamente hoy dice que el gobierno estadunidense tiene que equilibrar los intereses de la seguridad nacional y el trabajo de inteligencia con la vida privada de los ciudadanos y con la "protección de la democracia, las libertades civiles y el imperio de la ley". Richard Clarke, ex asesor antiterrorista de la Casa Blanca y también miembro de la junta de revisión, dijo en una rueda de prensa de los integrantes del panel que "no estamos diciendo que la lucha contra el terrorismo haya terminado."

Clarke también señaló que hubo "mecanismos que deben ser más transparentes, que deben tener una visión más independiente" y citó la necesidad de "darle al público un sentido de confiabilidad que vaya más allá de lo que va hoy". El reporte también pidió que se tomen "pasos significativos" con el fin de "proteger la privacidad de los ciudadanos" no estadunidenses y urgió a una cooperación mayor con los países aliados para evitar asperezas diplomáticas por las tareas de inteligencia de Estados Unidos.

El informe pide a los servicios de inteligencia estadunidenses que desarrollen herramientas que no obliguen a almacenar las cantidades de datos de la actualidad, teniendo en cuenta que la ciberseguridad es, con el desarrollo tecnológico, cada vez más importante. Además, pide separar la NSA del Cibercomando del Departamento de Defensa, que actualmente ocupa un solo militar, el general Keith Alexander. El informe considera que la NSA debería estar encabezada por un civil y contar con la aprobación del Senado, algo que la Casa Blanca descartó anteriormente.

"Recomendamos que se cree legislación que ponga fin al almacenamiento en masa de metadatos telefónicos (registros sin contenido)", indica una de las recomendaciones sobre uno de los programas de la NSA revelados por el ex analista externo de la agencia Edward Snowden. Sobre el programa de espionaje de comunicaciones de internet en el extranjero, las recomendaciones se centran en no vulnerar la privacidad de estadunidenses por error y en no "diseminar" información sobre extranjeros "si no es relevante".

Asimismo, pide que no se vigile a extranjeros fuera del territorio estadunidense (donde las garantías legales no les amparan), basándose solamente en sus ideas políticas o religiosas. Además, recuerda que funcionarios de alto nivel elegidos por el presidente deberán conocer las tareas de espionaje más sensibles. "Con este proceso se deberá, entre otras cosas, identificar los usos y límites de la vigilancia de líderes extranjeros y naciones extranjeras", reza el informe.

Los criterios para espiar a un mandatario extranjero deberán tener en cuenta: si hay amenazas a la seguridad nacional, si existen "valores e intereses comunes" con ese país, si hay sospechas de que el mandatario esconde información y no es honesto con diplomáticos estadunidenses, y los efectos negativos que ello pueda tener en la relación bilateral.