NSA recoge datos de 30% de todas las llamadas en EU

Según revelaron funcionarios al Washington Post y al Wall Street Journal, la agencia de inteligencia estadunidense ha tenido problemas para reunir los datos de los teléfonos móviles, mientras ...
El ex agente de la NSA, Edward Snowden, en una reciente entrevista televisada desde Moscú
El ex agente de la NSA, Edward Snowden, en una reciente entrevista televisada desde Moscú (AFP)

Washington, Bruselas

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recoge menos del 30% de todas las llamadas telefónicas realizadas en Estados Unidos, muy por debajo de lo que se pensaba inicialmente, según informes de prensa divulgados hoy. Legisladores han sugerido que el controvertido y vasto programa de espionaje de la NSA recogió datos prácticamente de cada llamada en Estados Unidos, pero funcionarios dijeron al Washington Post y al Wall Street Journal que la agencia ha tenido problemas para reunir los datos de los teléfonos móviles.

La explosión en el uso de teléfonos celulares ha presentado un problema técnico y logístico para la controvertida agencia de espionaje, que cuenta con una colección mucho más completa de los registros telefónicos de línea fija, dijeron ambos periódicos.

El controvertido programa, revelado por primera vez durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009), pretende rastrear extremistas u otros objetivos de inteligencia recogiendo registros telefónicos, incluidos los números de llamada y la duración de las mismas, pero no el contenido de las conversaciones, según las autoridades.

La colección de datos cubrió en un momento cerca del 100% de los registros telefónicos de los estadounidenses, pero el año pasado la cifra cayó a entre un 20 y 30%, según dijeron funcionarios y exempleados a los periódicos. La NSA se está moviendo para cerrar la brecha y buscará órdenes judiciales para obligar a las empresas de telecomunicaciones a entregar los registros telefónicos, si no lo están haciendo ya, indicaron también funcionarios.

El asunto llega en medio de una creciente imagen de "Gran hermano" de la NSA a raíz de las revelaciones del ex contratista de inteligencia Edward Snowden, que filtró y difundió las actividades de espionaje electrónico de la agencia a nivel local e internacional. En medio de la indignación mundial provocada por las filtraciones de Snowden -hoy refugiado en Rusia-, el presidente Barack Obama propuso el mes pasado que los datos telefónicos pasen a ser manejados por otras manos que no sean las del gobierno, para disipar las preocupaciones de invasión a la privacidad.

El Departamento de Justicia y las agencias de inteligencia del país tienen hasta el 28 de marzo para coordinar un plan sobre el almacenamiento de datos. De otra parte, Snowden ha declinado la invitación de testificar en persona o por videoconferencia ante la comisión del Parlamento Europeo (PE) que investiga el escándalo de espionaje de Washington a Europa.

En una carta recibida hoy por los miembros de la comisión de Libertades Civiles del PE, a la que ha tenido acceso Efe, el abogado de Snowden, Wolfgang Kaleck, explica que "es imposible" para el ex analista de la CIA "dar su testimonio tanto personalmente como mediante videoconferencia". El letrado explica en la misiva que el ex empleado de la CIA no tiene problemas, sin embargo, para "responder a un cuestionario que le remita la comisión" en cuestión.

Kaleck advierte al mismo tiempo de que "el señor Snowden quiere enfatizar que no se debe esperar que dé nueva información, sino más bien exponer su experiencia en la materia y explicar lo que ya se ha contado". Asimismo, Snowden también podría "comentar la autenticidad de los documentos revelados, así como las prácticas institucionales" de la Administración estadunidense.

La comisión de Justicia e Interior del PE invitó formalmente a Snowden el pasado 9 de enero, después de alcanzarse un acuerdo de los coordinadores de los grupos políticos de la Eurocámara. El próximo 12 de febrero está previsto que los trabajos de la comisión de investigación lleguen a su término con el voto del informe sobre sus conclusiones, que ha elaborado el socialdemócrata británico Claude Moraes.