Musulmanes repudian el atentado en Medina

Irán, rival saudita, también lo condena.
El segundo lugar sagrado.
El segundo lugar sagrado. (Noor punasiya AP)

El mundo musulmán condenó ayer el atentado sin precedente perpetrado la tarde del lunes junto a la Mezquita del Profeta en Medina, la segunda ciudad santa del islam después de La Meca, también en Arabia Saudita.

El atentado, que costó la vida a cuatro guardias de seguridad, fue uno de los tres ataques suicidas que golpearon el lunes a esa monarquía petrolera, el primer productor mundial de crudo, a pocos días de que termine el Ramadán, el mes de ayuno de los musulmanes.

Los ataques no han sido reivindicados, aunque las sospechas apuntan al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que animó a sus partidarios a realizar atentados durante el Ramadán.

El ataque causó una profunda indignación entre responsables sunitas y chiitas, y también en el vecino Irán, el gran rival regional de Arabia Saudita.

Al Azhar, la más alta autoridad del islam sunita, con sede en El Cairo, destacó “la santidad de las casas de Dios, en particular la Mezquita del Profeta”.

“Los terroristas ya no tienen líneas rojas. Los sunitas y los chiitas seguiremos siendo víctimas a menos que permanezcamos unidos”, escribió en Twitter el canciller iraní, Mohammad Javad Sharif, pese a la rivalidad de Teherán con Riad que se manifiesta en las guerras de Siria y Yemen, donde ambos apoyan a bandos opuestos.

“El terrorismo no distingue entre las religiones, los pueblos y los valores sagrados”, dijo a su vez el primer ministro turco, Binali Yildirim, cuyo país sufrió numerosos atentados en el último año de parte del EI.

En Irak, donde el domingo un coche bomba mató a más de 200 personas, la cancillería estimó que el ataque en Medina “deja al descubierto la ideología desviada” defendida por grupos como el EI.

Los talibanes afganos también se pronunciaron contra el ataque, un “acto de odio”. En Ginebra, Rupert Colville, vocero del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, dijo que “esta es una acción contra todos los musulmanes”.