Músico expulsado de la RDA arremete contra La Izquierda

El cantautor Wolf Biermann, expulsado de la Alemania Oriental, aprovechó el homenaje del Parlamento alemán a la revolución pacífica para criticar a los diputados del partido heredero del régimen ...
El cantante y compositor alemán Wolf Biermann (i) canta en la cámara baja del parlamento alemán, en Berlín
El cantante y compositor alemán Wolf Biermann (i) canta en la cámara baja del parlamento alemán, en Berlín (AFP)

Berlín

El homenaje del Parlamento alemán a la revolución pacífica que precipitó la caída del muro de Berlín hace 25 años sirvió hoy al cantautor Wolf Biermann, expulsado en su día de Alemania Oriental, para arremeter duramente contra el partido de La Izquierda al considerarlo heredero del régimen comunista.

El músico, cuya invitación al acto conmemorativo ya había sido criticada por La Izquierda por su pública animadversión a esta formación, calificó a los diputados de ese partido de "resto miserable de lo que por suerte ya ha sido superado".

Biermann, de 77 años, al que la República Democrática Alemana (RDA) vetó el regreso al país en 1976, explicó que había sido invitado por el "irónico" Norbert Lammert, presidente del Bundestag, "para propinar un par de bofetadas a La Izquierda".

Aunque el anfitrión le recordó que sólo había sido convidado a cantar, el músico decidió aprovechar el micrófono puesto a disposición antes de interpretar uno de sus temas acompañado por la guitarra.

"Yo no dejé de hablar en la RDA y aquí mucho menos voy a dejar de hacerlo", respondió el cantautor, quien volvió a dirigirse a los herederos del Partido Socialista Unificado (SED): "Para vosotros es castigo suficiente tener que estar sentados aquí y tener que escuchar esto."

La Izquierda, que en su turno de palabra no hizo alusión alguna a los ataques de Biermann, ya había denunciado que se había pasado por alto su opinión a la hora de configurar el programa del homenaje en el Bundestag y exigido que el músico no aprovechara su actuación para realizar críticas contra la formación.

Al comienzo del acto de homenaje, el presidente del Bundestag subrayó que sin activistas en favor de los derechos humanos, sin marchas populares y sin manifestaciones masivas y pacíficas el 9 de noviembre de 1989 nunca habría tenido lugar. "La caída del muro no fue un milagro, sino la consecuencia de una revolución pacífica sin precedentes no sólo en la historia alemana", afirmó Lammert.

Esta tarde, el alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, inaugurará cerca del edificio del Reichstag la instalación con más de ocho mil globos luminosos que recorren a lo largo de cerca de quince kilómetros la antigua frontera del Berlín dividido. Asimismo, el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, visitará hoy una exposición sobre la Guerra Fría en el antiguo paso fronterizo de Checkpoint Charlie.