Mursi denunciará a autores del golpe de Estado en Egipto

El abogado del ex presidente islamista anunció hoy la demanda, mientras doce manifestantes favorables al mandatario derrocado fueron condenados hoy a 17 años de prisión cada uno.
Mohamed al Damati (c) abogado del ex presidente Mohamed Mursi, durante la rueda de prensa
Mohamed al Damati (c) abogado del ex presidente Mohamed Mursi, durante la rueda de prensa (AFP)

El Cairo

El presidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi, derrocado y detenido por el ejército a comienzos de julio, denunciará ante la justicia a los que considera responsables "del golpe de Estado", anunció hoy su abogado. El primer jefe de Estado elegido democráticamente en Egipto está encarcelado y está siendo juzgado por "incitación al asesinato" de manifestantes opuestos a su gobierno en 2012.

El gobierno interino dirigido de hecho por el ejército lanzó por su parte en agosto una represión sangrienta contra los partidarios de Mursi. "El presidente prevé lanzar un procedimiento judicial contra el golpe de Estado, y (hacerlo) será tarea del equipo de sus defensores en un futuro cercano", declaró a la prensa Mohamed al Damati, que lidera un grupo de abogados que visitó el lunes a Mursi en prisión.

"Se presentará una denuncia ante el fiscal general para demostrar que lo que ha ocurrido es un crimen", continuó. También se presentarán recursos ante la justicia administrativa para "anular la acción conducida por el general Abdel Fatah al Sisi", concluyó el abogado. El general Al Sisi, comandante en jefe del Ejército, viceprimer ministro y ministro de Defensa, está considerado como el nuevo hombre fuerte del régimen egipcio.

Fue él quien anunció públicamente el pasado 3 de julio la destitución y la detención de Mursi, y encargó a un presidente y un gobierno interinos -a los que él mismo nombró- la misión de revisar la constitución y organizar elecciones legislativas y presidenciales a principios de 2014. "Egipto no recuperará la estabilidad si no se anula el golpe de Estado", aseguró Mursi en una carta que leyó Damati.

También instó a sus partidarios que se manifiestan a diario que sigan "firmes". "Saludo al pueblo que se rebeló desde las primeras horas contra el golpe de Estado y que se sigue rebelando cada día en el país", concluyó. La caída de Mursi, menos de dos años después de que los Hermanos Musulmanes ganaran las elecciones legislativas por amplia mayoría y luego la presidencial, marcó el inicio de una brutal represión contra dirigentes y simpatizantes islamistas.

Tras el golpe de julio pasado, el nuevo poder ha reprimido de forma sangrienta a los manifestantes pro Mursi, en particular desde el 14 de agosto, cuando policías y soldados mataron a cientos de sus partidarios al dispersar una protesta en El Cairo. Desde entonces, más de mil manifestantes han muerto y más de dos mil miembros de los Hermanos Musulmanes fueron detenidos, incluidos sus principales líderes.

Mursi estuvo apenas un año en el poder. Los días previos a su derrocamiento, millones de egipcios salieron a las calles pidiendo su renuncia, acusándolo de acaparar el poder en beneficio de su movimiento, los Hermanos Musulmanes. Los manifestantes que expresaron su oposición a Mursi, lo acusaban de querer instaurar un régimen islamista autoritario y de haber traicionado a la "revolución" de 2011, que obligó a Hosni Mubarak a renunciar tras tres décadas de permanencia en el poder.

De otra parte, un tribunal egipcio condenó a doce partidarios de Mursi a 17 años de cárcel cada uno por haber participado en acciones violentas de protesta, indicó hoy la prensa oficial. La agencia de prensa oficial MENA anunció que los manifestantes están acusados de haber atacado la sede del prestigioso centro de estudios islámicos al-Azhar durante manifestaciones violentas. Los doce activistas fueron detenidos luego de que manifestantes trataron de tomar por asalto el centro al-Azhar, que apoyó a Mursi.