Murió Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao

Casado con la mexciana Anabella Domínguez, en 2003 le fue diagnosticado el cáncer de prostata que fue agravando su estado de salud, se le considera uno de los principales impulsores de la ...
Iñaki Azkuna (d), en un acto reciente con una concejala del ayuntamiento de Bilbao
Iñaki Azkuna (d), en un acto reciente con una concejala del ayuntamiento de Bilbao (EFE)

Bilbao

El alcalde de la ciudad española de Bilbao, Iñaki Azkuna, murió hoy a los 71 años de edad por un cáncer diagnosticado hace años, informaron los medios españoles. El estado de salud del alcalde de esta ciudad de la región del País Vasco (norte de España) se agravó el 14 de marzo, lo que hizo que su partido político, el nacionalista PNV, se reuniera de forma urgente para analizar la situación.

Uno de los principales impulsores de la transformación de Bilbao, Azkuna falleció rodeado de "su familia y su entorno personal", según informa el Ayuntamiento de Bilbao en un breve comunicado. Alcalde desde 1999 y casado con la mexicana Anabella Domínguez, en 2003 le fue diagnosticado un cáncer de próstata que nunca ocultó y que fue agravando su estado de salud.

Médico de profesión, la gestión sanitaria le llevó a la política y a ser alcalde durante casi quince años en una ciudad en la que se convirtió en un referente y que le hizo ser bilbaíno por los cuatro costados. Nacido el 14 de febrero 1943 en la localidad de Durango, fue hijo de un metalúrgico y de una costurera, cuyos desplazamientos por trabajo a Bilbao fueron los que le hicieron conocer la villa de la que décadas más tarde sería su máximo representante.

Estudió en Salamanca, donde en 1966 se licenció en Medicina, su gran vocación, comenzando una trayectoria como especialista en radiología y cardiología que luego tornaría hacia la política. Tras doctorarse "cum laude" en Salamanca, se marchó a Francia a trabajar como investigador en el Hospital Broussais, de la Universidad de París y allí conoció a la que se convertiría en su esposa, Anabella Domínguez, que estudiaba Filología Francesa.

En 1973, Azkuna regresó a Bilbao para ejercer de profesor de Medicina Física y Radiología de la Universidad del País Vasco y empezar a trabajar en el Hospital de Cruces de Barakaldo. Tras ser jefe de servicio en el área de su especialidad, en 1981 fue nombrado director general del hospital más grande del País Vasco. Consejero de Sanidad en el Gobierno autónomo vasco, en febrero de 1991, estuvo en este cargo estaría hasta abril de 1999, al ser elegido cabeza de cartel del PNV en las elecciones municipales en sustitución de su compañero de partido y anterior alcalde, Josu Ortuondo.

Ganador de los comicios en minoría, se hizo con la alcaldía gracias a los votos de la coalición de la izquierda abertzale Euskal Herritarrok (EH) y a partir de ahí, su peso electoral fue en ascenso, lo que le permitió revalidar el puesto de primer edil en 2003 gracias al acuerdo entre PNV-EA e IU-EB. Dos días después de su victoria en las urnas, reveló que padecía un cáncer de próstata, hecho que no le impidió seguir con el bastón de mando. En 2007, ya sin la coalición PNV-EA, volvió a ganar y gobernó con Ezker Batua, y fue al cuarto intento, en mayo de 2011, cuando logró recuperar la mayoría absoluta para su partido.
 
El pasado 2 de marzo le visitó en su vivienda particular el rey Juan Carlos, con quien mantenía una buena relación. Hoy, tras conocer la noticia de su muerte, los reyes y los príncipes Felipe y Letizia enviaron un mensaje de condolencia a la familia. Azkuna era alcalde de Bilbao desde 1999. Durante su extenso mandato, la ciudad gris e industrial sufrió una gran trasformación iniciada con la inauguración en 1997 del museo Guggenheim, ahora ícono y reclamo turístico nacional e internacional.

Directo, espontáneo y nacionalista moderado, se hizo con el apoyo de los ciudadanos de Bilbao durante más de una década y fue reconocido por políticos de todas las ideologías, aunque sus críticas a la izquierda independentista radical vasca suscitaron recelos. En 1999 rechazó la consulta de autodeterminación del País Vasco propuesta por su propio partido y reclamó en varias ocasiones una "construcción nacional" de la región en convivencia con Europa y otras naciones.

En especial en su último mandato coleccionó premios destacados, tanto individuales como en nombre de la ciudad, entre ellos, el de "Mejor Alcalde del Mundo 2012", concedido por la Fundación City Mayors en enero de 2013, y el Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el "nobel de las ciudades". También recibió la Legión de Honor de Francia en enero de 2011 de manos del ministro de Defensa francés, Alain Juppé.

En el recuerdo queda su intervención en 2012, cuando fue nombrado "mejor alcalde del mundo". Agradeció el reconocimiento a "todos los alcaldes de España que no tienen ni policía, ni bomberos", poniendo de relieve la labor de los ediles de pequeñas localidades. En septiembre de 2012, falleció su esposa a los 66 años debido a un cáncer.