Murió Antonio Cafiero, histórico dirigente del peronismo

Ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, impulsó reformas democráticas en el Partido Justicialista en los años ochenta, por lo que se enfrentó a la cúpula del movimiento.
Antonio Cafiero, líder histórico del peronismo, impulsó una democratización del movimiento político argentino
Antonio Cafiero, líder histórico del peronismo, impulsó una democratización del movimiento político argentino (Archivo)

Buenos Aires

Antonio Cafiero, uno de los líderes históricos del gobernante peronismo, en cuyo seno impulsó reformas democráticas, murió hoy a los 92 años, hospitalizado por una neumonía en un sanatorio de la periferia de Buenos Aires, informó la familia.

Cafiero fue el jefe de una corriente que impulsó una profunda renovación democrática en el Partido Justicialista (PJ, peronista) en los años 80, al confrontar con una antigua cúpula cuestionada por sus manejos despóticos y violentos. La presidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner decretó hoy dos días de duelo nacional, segun informó el gobierno en un comunicado de prensa.

Ex senador y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires (centro-este), la más poblada con casi el 40% del padrón y tradicional bastión electoral peronista, fue un discípulo directo del fundador del partido, el tres veces presidente Juan Perón (1946-52, 1952-55 y 1973-74).

Fue uno de los ministros de Comercio más jóvenes de la historia argentina en 1952, pero su vinculación al derrocado justicialismo en el sangriento golpe de Estado de 1955 le costó años de cárcel, persecuciones y ostracismo.

Hijo de un vendedor de frutas del Abasto, el barrio donde vivió el legendario cantante y músico de tango Carlos Gardel, fue hincha del popular club de fútbol Boca Juniors y fanático de la música operística del italiano Giuseppe Verdi.

Ferviente católico, fue padre de diez hijos, la mayoría de ellos militantes políticos, como el actual embajador en El Vaticano, Juan Pablo Cafiero, además de una numerosa descendencia de nietos y bisnietos, también activistas.

El impulso renovador que le había dado al peronismo se frenó en 1988 cuando perdió los comicios internos para presidente con Carlos Menem, quien luego alcanzó la primera magistratura entre 1989-1999, con un ideario liberal, privatista y de pertenencia al bloque militar occidental, alejado de las tradiciones partidarias de estatismo y tercermundismo.