Múltiples teorías ante crimen de opositor ruso

La muerte de Boris Nemtsov provoca que autoridades, prensa y políticos en Moscú especulen sobre el o los autores de ese asesinato y su propósito.
Para hoy se espera una demostración de duelo en recuerdo del adversario de Vladímir Putin.
Para hoy se espera una demostración de duelo en recuerdo del adversario de Vladímir Putin. (Sergei Karpukhin/Reuters)

Moscú

Tal vez fueron los extremistas islámicos quienes mataron a Boris Nemtsov. O alguien ofendido por su amor a la vida. O los agentes de una potencia occidental que no se detendrán ante nada para desacreditar la imagen del presidente Vladímir Putin y expulsarlo del poder.

Investigadores rusos, políticos y analistas de la televisión estatal cubrieron anoche muchas teorías para encontrar la razón por la que Nemtsov fue asesinado a tiros en el corazón de Moscú, pero no mencionaron una posibilidad: que fue acribillado por su incansable oposición a Putin.

Nemtsov, ex viceprimer ministro de 55 años y principal liberal de Rusia durante las últimas dos décadas, fue baleado a muerte poco después de la medianoche del viernes mientras caminaba por un puente cercano al Kremlin con una acompañante.

El asesinato sucedió apenas horas después de una entrevista en radio en la que había exhortado a los habitantes de Moscú a unirse a una marcha de oposición para protestar hoy por la forma en que Putin enfrenta la crisis económica y su "enferma, agresiva y mortal política de guerra contra Ucrania".

Tras su muerte, los organizadores cancelaron la marcha y en lugar de eso pidieron una demostración de duelo en su honor. Las autoridades de la ciudad lo aprobaron de inmediato, en contraste con la lentitud con que otorgan permisos a regañadientes a las marchas de oposición.

La marcha de duelo podría servir para galvanizar a una marginalizada oposición, o podría ser solo una breve catarsis tras la cual las emociones se disipen. El apoyo popular a Putin permanece por encima de 80%, pese a la severa recesión económica y la elevada inflación.

La principal agencia de investigación de Rusia informó que indagaba varios motivos posibles para el asesinato.

La primera posibilidad, según el Comité Investigador, era que se tuviera la intención de desestabilizar la situación política del país y Nemtsov "fue una víctima de sacrificio por quienes no rehúyen a cualquier método para alcanzar sus metas políticas".

Tal sugerencia fue similar a las hechas por el vocero de Putin y otros políticos rusos que señalan que el ataque fue una "provocación" contra el Estado.

El término "víctima de sacrificio" fue el mismo que Putin utilizó hace tres años, cuando advirtió que sus adversarios políticos planeaban matar a uno de los suyos y culpar al gobierno.

Los investigadores señalaron que también consideraban que hubiera una "enemistad personal" en la vida privada de Nemtsov. Una televisora controlada por el gobierno le prestó particular atención a la acompañante de Nemtsov, identificándola como una modelo ucraniana 30 años menor, mostrando fotografías de ella en poses sugerentes. El Comité Investigador señaló que ambos iban rumbo al departamento de Nemtsov.

También mencionó la posibilidad de que el crimen sea obra de extremistas islámicos molestos por la postura de Nemtsov a los ataques al semanario francés Charlie Hebdo.

ÚLTIMA ENTREVISTA

Solo pocas horas antes de su asesinato, el político opositor ruso Boris Nemtsov hizo hincapié en su dura crítica al jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

"La razón de más peso de la crisis es que Putin inició una política letal de guerra contra Ucrania absurdamente agresiva para nuestro país y para muchos ciudadanos", dijo Nemtsov a la radio crítica al gobierno, Echo Moskwy, en la que casi con seguridad es la última entrevista que dio. El político asesinado afirmó que la presencia de tropas rusas en Ucrania estaba "comprobada", aunque Moscú lo niega. "Para volver a poner orden en el país y resolver la crisis es necesario implementar verdaderas reformas políticas", reclamó Nemtsov en esa entrevista, que la emisora difundió ayer.

En concreto, hay que celebrar elecciones honestas sin ningún impedimento a la oposición. "La censura debe terminar para detener esta miserable propaganda mentirosa que alteró el entendimiento del pueblo ruso", declaró el que fuera vicejefe de gobierno.