Mujica critica a quienes "no hacen ni dejan hacer" en la lucha antinarcóticos

El presidente de Uruguay, que visita EU el próximo lunes defendió la reciente iniciativa que legaliza y regula la compraventa y el cultivo de la mariguana, como una forma de "experimentar con un ...
José Mujica (c), en el acto del Día de los Trabajadores organizado por el sindicato único de Uruguay, el PIT-CNT, el pasado 1 de mayo en Montevideo
José Mujica (c), en el acto del Día de los Trabajadores organizado por el sindicato único de Uruguay, el PIT-CNT, el pasado 1 de mayo en Montevideo (EFE)

Montevideo

El presidente uruguayo José Mujica criticó hoy las posturas de aquellos que "no hace ni dejan hacer" nada en la lucha contra el narcotráfico, una actitud que constituye "un formidable aliado" de ese negocio.

En su habitual alocución radiofónica en la emisora M24, el mandatario se refirió a la reciente puesta en vigor de la normativa uruguaya que legaliza y regula la compraventa y el cultivo de mariguana, una iniciativa de su gobierno para "experimentar con un camino nuevo y distinto" en la lucha contra el narcotráfico y que ha sido duramente criticada en varios estamentos.

"Encontramos una actitud hostil, porque es más redituable adular a la gente, dejándola sin ver la realidad y la tragedia que hay detrás. Muchos critican las medidas que planteamos, pero no proponen nada, se cruzan de brazos y caen en lugares comunes", indicó el veterano presidente.

Mujica se refirió al fracaso de la política represiva contra la droga, en marcha desde hace "90 años sin los resultados esperados", y que pese a haberse apresado a miles de personas, incautado "fabulosos cargamentos" y haber habido detenciones "espectaculares", lo único cierto ha sido el aumento "de la presencia de la droga", ininterrumpido pese a la fuerte represión".

Esa situación ha redundado en guerras por el mercado de las drogas "que se disputan a tiros" y que han terminado por "pulverizar todos los frenos éticos que antiguamente existían en el mundo del delito".

"Hoy, con sus métodos expeditivos, el crimen organizado generó un aumento brutal de la violencia cruel. Es la nueva cultura delictiva, que va más allá del narcotráfico y tiende a estar presente allí donde existe el delito. Este veneno cultural del fondo de la sociedad es mucho más penoso que el efecto de la droga en sí", reflexionó Mujica.

En este sentido, el presidente indicó que su gobierno "busca ayuda" para combatir de otra forma este negocio, en los ciudadanos y el sistema político, del que solo recibió "generalidades, campañas publicitarias contra la adicción tratando de prevenir el consumo, y propuestas de represión, lo cual se viene haciendo desde hace 80 años" mientras la adicción "se siguió multiplicando".

Mujica refirió que entonces leyó un artículo sobre el premio Nobel de Economía estadunidense Milton Friedman, un defensor del liberalismo en el que señalaba que mantener cerrado el monopolio de la droga al narcotráfico por la represión solo generaba condiciones de proliferación.

"Leímos, releímos, pensamos y pensamos, buscando en la soledad de nuestra conciencia, aportes para saber qué hacer. (Albert) Einstein decía, 'si quieres cambiar, no puedes seguir haciendo lo mismo'. Esta es la cuestión", indicó para justificar porqué finalmente dio el paso para legalizar la producción y venta de la droga.

La medida uruguaya, aprobada a fines de 2013 y cuyo reglamento entró en vigor la semana pasada, permite el cultivo doméstico de hasta seis plantas de mariguana, asociarse en clubes de cultivadores o comprar en farmacias habilitadas hasta 40 gramos de mariguana al mes que se producirá por empresas privadas.

La legalización de la mariguana, la férrea política antitabaco y la acogida de presos de Guantánamo en Uruguay serán los temas que marcarán la primera visita oficial de Mujica a Estados Unidos desde el próximo lunes. Mujica, que culmina en marzo de 2015 sus cinco años de mandato, iniciará sus contactos en Washington el lunes 12 con un encuentro con su par estadunidense, Barack Obama, y regresará a Montevideo el jueves, tras varios días de intensa agenda.

El presidente uruguayo, ex líder guerrillero de 78 años y que estuvo encarcelado catorce años en duras condiciones antes y durante la dictadura (1973-1985), aceptó el pasado mes el pedido de Obama de recibir en su país hasta seis presos de la prisión de Guantánamo, alojada en una base militar estadounidense en la isla de Cuba.

El jefe de Estado uruguayo justificó la medida con el argumento de que Obama "heredó el problema" de esa cárcel. "Él lucha por terminar con esa vergüenza de la humanidad y nosotros no podemos hacernos los distraídos", afirmó entonces. La polémica ley sobre la mariguana, que otorga al Estado uruguayo el "control y la regulación" de "la importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización, distribución y consumo" de esa droga, también está en la agenda de la visita.

Mujica ha señalado en varias oportunidades que lo que busca es una "alternativa" para luchar contra el narcotráfico a la vista de que por la vía de la represión "la batalla está perdida en todo el mundo y desde hace tiempo. La política antitabaco que impulsa Uruguay también será analizada, anunció la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, que integra la comitiva.

El Estado uruguayo es el primero que enfrenta una demanda por parte de una tabacalera, la poderosa Philip Morris, que la interpuso en 2010 ante el Ciadi, un tribunal de arbitraje del Banco Mundial. La demanda estuvo motivada por algunas de las medidas antitabaco adoptadas bajo el gobierno del ex presidente Tabaré Vázquez (2005-2010), que al igual que Mujica pertenece a la coalición de izquierda Frente Amplio.

Muñiz anunció también que Uruguay ofrecerá cooperación por su experiencia en la reforma nacional de los servicios sanitarios, en sintonía con el programa "Obamacare", que pretende fomentar la inclusión social y mejorar la calidad de los servicios de salud.

El ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, que se adelantó a la delegación y ya se encuentra en Estados Unidos, destacó que la visita oficial buscará "abrir mercados" y acordar cooperación "en ciencia y tecnología". La delegación uruguaya quiere interesar a "inversores calificados" en la área energética y de "apoyo" a la pequeña y mediana empresa, enfatizó.

Junto a Mujica viajan también los ministros Luis Almagro (Relaciones Exteriores), Mario Bergara (Economía), Eduardo Bonomi (Interior), y Ricardo Ehrlich (Educación y Cultura), así como el secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, y el prosecretario Diego Cánepa.

El presidente uruguayo apareció junto a la chilena Michelle Bachelet y el venezolano Nicolás Maduro en la última lista de las cien personas mas influyentes del mundo de la revista Time. La publicación destacó su forma austera de vida y el impulso que dio a la legalización de la mariguana y el matrimonio homosexual, como temas relevantes.

La personalidad, la forma de hacer política y la filosofía de vida del mandatario generan curiosidad a nivel internacional y en los últimos tiempos Mujica ha sido entrevistado por medios de comunicación de todo el planeta.