Mujeres activistas cruzan frontera coreana

El grupo internacional busca expresar el deseo de que se reduzcan las tensiones militares entre Norte y Sur y que puedan volver a reunirse las familias separadas por la Guerra de Corea.

Seúl

Un grupo de 30 mujeres activistas cruzaron hoy la frontera de Corea del Norte al Sur para promover la paz y la reconciliación en la península, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme.

Las activistas, entre las que se incluyeron la Premio Nobel de la Paz irlandesa Mairead Maguire y Gloria Steinem, periodista y escritora judía e icono del feminismo en EU, marcharon a través de la conocida como DMZ (Zona Desmilitarizada), informó la agencia surcoreana Yonhap.

A pesar de su nombre, la DMZ, franja de unos 4 kilómetros de ancho y 238 de longitud, es una de las zonas con más presencia militar del planeta al dividir a dos países técnicamente enfrentados desde la Guerra de Corea (1950-53), que finalizó con un armisticio en vez de un tratado de paz.

Durante una rueda de prensa celebrada en Seúl la estadounidense Steinem manifestó el deseo del grupo de que el viaje, "aprobado por ambos gobiernos", marque el comienzo de contactos a través de la "barrera artificial" para promover el entendimiento entre las dos Coreas, según declaraciones recogidas por la agencia surcoreana.

El grupo llegó a Pyongyang el martes para reunirse con mujeres de Corea del Norte y entregarles su mensaje.

Posteriormente marcharon hacia el Sur a través del corredor occidental a lo largo de la antigua línea férrea de pasajeros Gyeongui.

En un primer momento, las activistas tenían intención de cruzar al Sur por la Aldea de la Tregua de Panmunjom, sin embargo, no obtuvieron el beneplácito del Gobierno surcoreano, que aceptó que las mujeres traspasaran la fortificada frontera con la condición de que lo hicieran por una ruta alternativa.

Panmunjom es un espacio simbólico ya que en 1953 se firmó allí el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea, y se encuentra junto a la Zona de Seguridad Conjunta, donde soldados de ambas partes se observan a escasos metros de distancia.

La irlandesa Maguire dijo que las activistas se sienten "privilegiadas" por haber podido atravesar la zona de distensión, mientras la liberiana Leymah Gbowee, Premio Nobel de la Paz en 2011, destacó la acción como "el primer paso en la dirección correcta".

El grupo internacional de mujeres explicó que su intención es expresar el deseo de que se reduzcan las tensiones militares entre Norte y Sur y que puedan volver a reunirse las familias separadas por la Guerra de Corea, de las que aún quedan vivos miles de miembros.

La iniciativa levantó voces críticas que afirman que el evento no ayudará a resolver cuestiones como el programa nuclear de Corea del Norte y la violación de derechos humanos por parte del hermético país.

Un grupo de activistas conservadores realizaron una manifestación frente al parque de Imjingak, cercano a la frontera, alegando que las activistas supuestamente hicieron declaraciones pro-Pyongyang en Corea del Norte, indicó Yonhap.

"Esas declaraciones no son de ninguna manera ciertas", dijo Steinem al referirse a un artículo publicado la semana pasada por el periódico norcoreano Rodong Sinmun en el que se informó de que las activistas habían "alabado" a Kim Il-sung, abuelo del actual líder norcoreano y fundador del país, en su lugar de nacimiento.