Mueren nueve talibanes tras ataque con “drone” estadunidense

Funcionarios de seguridad locales indicaron que el ataque de la aeronave tuvo como objetivo una reunión de militantes en el distrito Kamdish, de la provincia oriental de Nuristán.

Londres

Al menos nueve talibanes murieron en un ataque de un avión no tripulado del ejército estadunidense en el este de Afganistán, mientras otros 13 militantes fueron abatidos en diferentes operativos de seguridad a lo largo de territorio afgano.

Funcionarios de seguridad locales indicaron que el ataque de la aeronave, conocida como "drone" y dirigida a control remoto, tuvo como objetivo una reunión de militantes talibanes en el distrito Kamdish, de la provincia oriental de Nuristán.

El jefe de seguridad provincial, Abdul Baqi, confirmó el informe y agregó que entre los combatientes se encontraban milicianos paquistaníes que operaban en la zona del distrito de Kamdish.

Nuristán es una de las provincias en el este de Afganistán que forma parte de la frontera con las regiones tribales de Pakistán.

En otro reporte, el Ministerio del Interior de Afganistán señaló que al menos 13 militantes talibanes murieron y dos resultaron heridos durante las operaciones militares de las fuerzas de seguridad nacional en varias provincias.

El informe se produce después de un atentado suicida talibán en una zona exclusiva de Kabul, que dejó 21 muertos, entre ellos 13 extranjeros.

Civiles de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Líbano y Rusia se encontraban entre las 13 víctimas extranjeras, mientras las otras ocho eran afganos.

De acuerdo con la agencia afgana de noticias PAN (Pajhwok Afghan News), en el incidente murieron el representante del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Afganistán y cuatro miembros de la misión de Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó enérgicamente la matanza, tras señalar que "este tipo de ataques dirigidos contra civiles son totalmente inaceptables y están en flagrante violación del derecho internacional humanitario".

El ataque fue reinvindicado por militantes talibanes que luchan contra el gobierno afgano y las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos en el país.

Un portavoz del Talibán afirmó que el ataque fue en represalia por un ataque aéreo de un avión drone del ejército estadunidense en la provincia de Parwan que dejó 14 civiles muertos.

El restaurante en la zona de Wazir Akbar Khan en Kabul es muy popular entre los extranjeros, diplomáticos y trabajadores de ayuda humanitaria, y estaba en su máximo cupo en el momento del ataque la noche del viernes.

Clientes desesperados trataron de esconderse debajo de las mesas cuando un atacante detonó su chaleco explosivo en la entrada fortificada de la "Taverna du Liban" y luego otros dos militantes irrumpieron en el interior y abrieron fuego.