Van 33 personas por el derrumbe en un centro comercial en Letonia

El edificio, construido hace menos de dos años, sufrió al menos dos derrumbes a última hora de la tarde de ayer y fue en el segundo cuando fallecieron los miembros del equipo de rescate que ya se ...

Equipos de rescate extraían el viernes más cadáveres de entre las ruinas de un supermercado que se derrumbó en la capital de Letonia, lo que elevaba a 47 el número de muertos en el peor desastre en el país en décadas.

 

Grúas retiraban grandes bloques de losa entre los restos de una tienda de la cadena Maxima en un suburbio de Riga, en un intento por encontrar a quienes quedaron atrapados después de que el techo colapsara el jueves cuando el supermercado estaba lleno de clientes que hacían compras antes de volver a casa después del trabajo.

 

Ambulancias y equipos de bomberos estaban apostados en los alrededores de la tienda, que tiene unos 1.500 metros cuadrados, mientras las excavadoras y los equipos de rescate retiraban los escombros.

 

La policía dijo que la cifra de muertos se había elevado a 47 a las 1500 GMT, entre ellos tres miembros de los equipos de rescate. Otras 38 personas estaban heridas.

 

"En las últimas horas no se han encontrado supervivientes", dijo a Reuters Viktorija Sembele, portavoz de los equipos de emergencia.

 

La policía creó un mapa en base a los registros de las cámaras de seguridad del lugar, para ayudar a los rescatistas a buscar a las víctimas en los lugares precisos en los que estaban los compradores al momento del derrumbe.

 

La televisión pública de Letonia dijo que al menos 40 personas podrían estar atrapadas aún entre los escombros, en base a información de las cámaras de seguridad, pero ni Sembele ni la policía pudieron confirmar esa cifra.

 

"Cada hora (que pasa), la temperatura y la alta humedad son factores que reducen la posibilidad de encontrar algún sobreviviente. Pero, por supuesto, la esperanza siempre está", dijo Armands Plorin, jefe del servicio de emergencias a la televisión.

 

Si bien todavía era incierta la causa del colapso, el ministro del Interior, Rihards Kozlovskis, dijo: "Está claro que ha habido un problema con el cumplimiento de los requisitos de construcción".

 

Medios locales dijeron que un grupo de trabajadores había estado construyendo un jardín en la parte superior del supermercado, una edificación de un único piso ubicada a unos 30 minutos del centro de la ciudad en auto.

 

Tierra, pasto y partes de un sendero peatonal podían verse entre los restos del techo desplomado.

 

El primer ministro Valdis Dombrovskis declaró tres días de luto desde el sábado y dijo que el colapso había impactado a Letonia, una ex república soviética que se unió a la Unión Europea hace casi una década y que se sumará a la zona euro el año próximo.

 

"Acompañamos con nuestros pensamientos a todos aquellos afectados por esta tragedia", dijo Dombrovskis. "No importa cuál es el motivo de la tragedia, la cantidad de víctimas es demasiado grande", agregó.

 

BÚSQUEDA DE FAMILIARES

 

En la mañana del viernes, unas 50 personas se reunían cerca del lugar del derrumbe en busca de información de sus familiares, mientras otras dejaban ofrendas de velas y flores.

 

"Tengo ahí a mi esposa. No hay información sobre ella, si está viva o muerta. Cada vez que llamo, no hay información", dijo Igor Umanov a Reuters Television, y agregó que creía que su mujer estaba viva.

 

Una niña en el lugar dijo a la radio pública que estaba en el supermercado con su madre cuando un bloque de concreto se desplomó entre ellas y que casi había quedado sepultada entre los escombros. La joven logró escapar pero aún no había encontrado a su madre.

 

Otros testigos dijeron que se había producido un estruendo y que el local quedó luego a oscuras. Las personas habrían escapado a través de agujeros en las ventanas.

 

Los equipos de rescate llegaron al supermercado, que según los medios locales recibió un premio de arquitectura cuando fue terminado en el 2011, tras recibir una llamada de aviso a última hora del jueves. Varias personas resultaron heridas en un segundo derrumbe por la estructura debilitada del edificio.