Mueren al menos 70 en enfrentamientos de Ucrania

Este jueves opositores al gobierno se enfrentaron con policía ucraniana, hechos que rompieron la tregua pactada con el presidente Viktor Yanukovich.

Ucrania

Por lo menos 70 personas murieron el jueves en la capital de Ucrania cuando los manifestantes de oposición avanzaron sobre la policía arrojando bombas incendiarias y francotiradores del gobierno respondieron a balazos, dijo el jefe de los socorristas médicos que atienden a los manifestantes.

El doctor Oleh Musiy dijo que la cifra podría ser aún mayor.

No hubo forma de corroborar esta cifra en forma independiente. Horas antes, un periodista de la AP contó 21 cadáveres en la plaza central de Kiev.

Imágenes de videos en la televisión ucraniana mostraron a manifestantes que caían acribillados por las balas al pavimento mientras sus camaradas corrían en su ayuda. Tratando de protegerse con escudos, cuadrillas de manifestantes retiraban cadáveres en bolsas de plástico o planchas de madera.

También se vio a opositores que habían capturado a policías en el enorme campamento de protesta en el centro de Kiev. El ministerio del interior dijo que 67 policías fueron capturados. Un legislador de la oposición dijo que eran retenidos en la ocupada municipalidad de Kiev.

Un camarógrafo de AP vio a tiradores que disparaban a los manifestantes, y un video mostró que por lo menos uno de aquellos vestía uniforme de la policía antimotines.

El presidente Viktor Yanukovich y los manifestantes de oposición que exigen su renuncia están enfrascados en una batalla épica por la identidad de Ucrania, una nación de 46 millones de habitantes dividida en su lealtad entre Rusia y Occidente. Parte de la nación —mayormente en las ciudades occidentales— se ha rebelado abiertamente contra el gobierno central, mientras muchos en el este favorecen lazos firmes con Rusia, el antiguo gobernante soviético.

Por lo menos 59 personas han muerto esta semana en los choques en Kiev, en contraste con los tres meses anteriores, cuando la crisis se desenvolvió de manera más pacífica. El jueves fue el día con mayor número de muertes hasta ahora.

El derramamiento de sangre parece indicar que el caos que envuelve a Ucrania escapa al control tanto de Yanukovich como de los líderes de la oposición. Además, ninguno de los dos bandos parece dispuesto a hacer concesiones. La oposición insiste en la renuncia de Yanukovich y elecciones anticipadas, y el presidente al parecer está dispuesto a luchar hasta el fin.

Un reportero de Associated Press vio 21 cadáveres el jueves en un extremo del campamento de protesta. Un médico de los manifestantes, Andriy Huk, dijo posteriormente a la AP que 12 activistas murieron. Además, un policía murió y 28 sufrieron heridas de bala el jueves, dijo el vocero del ministerio del interior Serhiy Burlakov a la AP.

La tregua anunciada el miércoles por la noche pareció tener poca credibilidad entre los manifestantes en su campamento en la Plaza de la Independencia. Uno de sus comandantes, Oleh Mykniuk, dijo a la AP que aun después de la tregua los manifestantes seguían lanzando bombas incendiarias contra la policía antimotines. Al salir el sol los policías retrocedieron, los manifestantes los siguieron y la policía les empezó a disparar, afirmó.

El ministerio del interior advirtió a los residentes de Kiev que se mantuvieran dentro de sus casas el jueves debido al "tono agresivo y armado del pueblo".

Yanukovich afirmó el jueves que la policía no estaba armada y que "se están tomando todas las medidas para poner fin al derramamiento de sangre y el enfrentamiento". El ministerio del interior dijo más tarde que se entregarían armas a los policías como parte de una operación antiterrorista.