Mueren 9 integrantes de las FARC en ataque militar

Es el primer revés que sufre la guerrilla colombiana luego de finalizar el miércoles la tregua unilateral de un mes que sus líderes decretaron por las fiestas navideñas.
El presidente Juan Manuel Santos dijo estar “satisfecho” por lo alcanzado hasta el momento con la guerrilla.
El presidente Juan Manuel Santos dijo estar “satisfecho” por lo alcanzado hasta el momento con la guerrilla. (EFE/Archivo)

Bogotá

En el mayor golpe propinado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras el fin de la tregua el pasado miércoles 15, al menos nueve guerrilleros del grupo insurgente murieron ayer en un bombardeo de la Fuerza Aérea Colombiana (FARC) en la zona rural de Tame (Arauca, noreste) en un operativo confirmado por el ejército.

El ataque se ejecutó durante la madrugada contra el campamento de la Columna Móvil Alfonso Castellanos de la guerrilla y con el punto de mira puesto en su comandante, Franklin, que al parecer murió en el operativo.

Medios de prensa local informaron de al menos nueve guerrilleros muertos, un militar herido y tres helicópteros impactados con armas de largo alcance, aunque la fuerza castrense aún no ha ofrecido una cifra oficial.

La unidad guerrillera, perteneciente al Frente Décimo que actúa en el departamento de Arauca, es la responsable de importantes reveses a la fuerza pública en los últimos meses, los más grandes en número de soldados caídos en el país.

El pasado 20 de julio, 15 militares murieron en una emboscada entre Tame y Fortul y el 24 de agosto un ataque conjunto de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) dejó 14 militares muertos en Tame.

Este ataque se suma, además, al ejecutado el pasado 24 de noviembre también en la zona rural de Tame y en el que fallecieron diez integrantes del ELN.

Con la muerte de los nueve guerrilleros, las FARC sufren el primer golpe luego de dar por terminada el miércoles la tregua de un mes que fue decretada con motivo de las fiestas navideñas.

Las FARC reaparecieron el jueves con un atentado contra la población civil que estremeció al país en el municipio de Pradera (suroeste) y que dejó un hombre de 67 años muerto y más de medio centenar de heridos.

Eso no fue un impedimento para que el presidente Juan Manuel Santos se mostrara pocas horas después "cautelosamente optimista" sobre las negociaciones con la guerrilla y confiado en firmar el acuerdo definitivo de paz, encaminado a terminar con medio siglo de guerra antes de fin de año.

Además, en entrevista publicada ayer por el diario El País de España, el presidente dijo que ya se imagina a representantes del grupo guerrillero sentados en el Congreso colombiano, pues el proceso de paz consiste en que "dejen las armas y que sigan con sus ideales".

"Nadie les está obligando a cambiar su manera de pensar, pero que luchen por sus ideales sin armas, sin violencia, sino utilizando las vías democráticas", añadió Santos.

Candidato a la reelección en las elecciones presidenciales de mayo próximo, precedidas por las legislativas en marzo, el mandatario colombiano, un dirigente de centro-derecha en el poder desde 2010, dijo que no consideraba posible llegar a un acuerdo de paz con las FARC antes de esa fecha.

Los negociadores de la guerrilla y gobierno retomaron el 13 de enero los diálogos en Cuba, con la tarea de seguir el debate sobre el problema de las drogas y el narcotráfico en el decimonoveno ciclo de conversaciones desde que inició el proceso en noviembre de 2012.

El de las drogas es el tercer tema que abordan las partes después de haber logrado en 2013 dos históricos acuerdos en desarrollo rural y participación política, los dos primeros puntos de la agenda pactada para el proceso.

Los diálogos en Cuba se desarrollan sin un alto el fuego bilateral y en medio de constantes enfrentamientos armados, atentados y bombardeos.

Piden "prevalencia"

La guerrilla de las FARC informó ayer que en la aplicación de un programa de sustitución de los usos ilícitos de coca, mariguana y amapola en Colombia, deben tener "prevalencia" los derechos humanos de los campesinos.

"En la política de sustitución de los usos ilícitos de los cultivos, prevalecerá un enfoque de derechos humanos integrales, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales sobre políticas de interdicción o prohibición, de persecución, estigmatización y criminalización", manifestó el delegado de las FARC, Marco Antonio Calarcá, antes de las pláticas con la delegación del gobierno en Cuba.