Mueren en combate nueve soldados ucranianos

El Ministerio ucraniano de Defensa explicó que los militares murieron en una explosión del blindado en el que iban cuando el vehículo fue atacado por la insurgencia prorrusa.

Kiev

Nueve soldados ucranianos murieron y al menos otros 20 resultaron heridos hoy en combates con los insurgentes prorrusos cerca de las localidades de Volnovaja y Rubézhnoe, en las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, confirmó el Ministerio ucraniano de Defensa.

"Según datos preliminares, ocho soldados murieron y hasta 20 resultaron heridos" en los combates cerca de Volnovaja, provocados, según Defensa, por un ataque de los insurgentes contra un puesto de control de los militares en esa localidad, a unos 60 kilómetros al suroeste de Donetsk.

El ministerio explicó en un comunicado oficial que los soldados murieron en una explosión del blindado en el que iban cuando el vehículo fue atacado por los insurgentes con fuego de mortero y lanzagranadas.

Los milicianos de la autoproclamada república popular de Donetsk informaron de 25 heridos en sus filas y denunciaron víctimas entre la población civil durante la ofensiva ucraniana que, según los rebeldes, empezó esta madrugada.

"Hay 25 heridos entre los milicianos y también entre ciudadanos pacíficos", señalaron los rebeldes.

Otro militar ucraniano murió en un combate cerca de la localidad de Rubézhnoe, en la región vecina de Lugansk, según el Gobierno de Kiev.

Los milicianos del llamado ejército sureste, brazo armado de la autoproclamada república popular de Lugansk, informaron del inicio de una amplia ofensiva de la Guardia Nacional de Ucrania en las afueras de la ciudad de Lisichansk, donde se encuentra Rubézhnoe.

"La Guardia Nacional ha empezado una gran ofensiva para dirigirse a Lisichansk. Hay combates en las afueras de la ciudad; la Guardia Nacional emplea blindados" en su avance, aseguró a las agencias rusas Alexéi Chmilenko, uno de los líderes de esta región rebelde, proclamada independiente de Ucrania.

Los insurgentes explosionaron un puente sobre un río para dificultar el avance de las tropas ucranianas, reconoció Chmilenko, con lo que desmintió a un portavoz del cuartel general del ejército sureste, que en declaraciones a medios rusos acusó de la explosión a "un grupo de desconocidos".

La policía local de Rubézhnoe aseguró a la agencia ucraniana UNN que "el combate continúa" en los accesos a Lisichansk a pesar de la destrucción de uno de los dos puentes que unen ambas localidades.