Mueren 8 civiles y 70 rebeldes en Ucrania

Ambos bandos se acusaron mutuamente de atacar con fuego de artillería sus posiciones durante toda la noche, pese a las negociaciones en marcha sobre un plan de paz para el arreglo del conflicto.

Donetsk

Al menos ocho civiles han muerto en las últimas 24 horas en la zona bajo control separatista de la región de Donetsk, mientras el mando militar ucraniano informó sobre 70 bajas en las filas rebeldes en combates en todo el Este del país.

Además de los muertos, otros 14 civiles resultaron heridos en los bombardeos con armamento pesado contra las principales plazas fuertes prorrusas de Donetsk y Górlovka, entre otras, según informaron los portavoces rebeldes.

Ambos bandos se acusaron mutuamente de atacar con fuego de artillería sus posiciones durante toda la noche, pese a las negociaciones en marcha sobre un plan de paz para el arreglo del conflicto.

Durante la madrugada en Donetsk se pudieron oír los cañonazos contra los distritos del norte y suroeste de la ciudad, y los suburbios.

Mientras, Kiev informó de que durante los combates contra las milicias insurgentes, 70 rebeldes murieron y 14 tanques, blindados, lanzaderas de misiles Grad y piezas de artillería fueron destruidos.

Por el momento se desconoce si Kiev y los rebeldes proseguirán hoy la evacuación de la ciudad de Debáltsevo, importante nudo ferroviario donde varios miles de tropas gubernamentales son hostigadas desde la pasada semana por las milicias rebeldes.

Según informó el Kremlin, hoy deberían tener lugar consultas telefónicas entre los líderes de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia para ultimar un documento conjunto que se presentaría después a los rebeldes para su aprobación.

Mientras se desconoce el contenido del plan, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, advirtió ayer durante la Conferencia de Seguridad de Múnich que el Este de Ucrania no necesita fuerzas de pacificación ni una congelación del conflicto, como ha aventurado la prensa internacional.

Poroshenko, quien volvió a pedir suministros de armas occidentales para defenderse de la agresión rusa, abogó por celebrar elecciones en las zonas controladas por los separatistas con el fin de pacificar las regiones de Donetsk y Lugansk.

Berlín ha pedido dos o tres días de plazo para ver si prosperará la iniciativa diplomática franco-alemana, mientras el presidente galo, Francois Hollande, ha advertido de que ésta puede ser la última oportunidad para la paz en Ucrania.

Según los expertos, el éxito de la propuesta franco-alemana dependerá del resultado de las conversaciones que la canciller alemana, Angela Merkel, mantendrá el lunes en Washington con el presidente de EU, Barack Obama.