Muere joven negro en Baltimore tras ser herido en arresto

Una semana después de ser detenido, Freddie Gray, de 25 años, falleció tras sufrir severas heridas en el cuello, sin que la policía informara como resultó herido ni la causa del arresto.
Un activista habla durante una manifestación de protesta hoy ante el ayuntamiento de Baltimore
Un activista habla durante una manifestación de protesta hoy ante el ayuntamiento de Baltimore (AP)

Washington

Un hombre negro que había sufrido severas heridas en el cuello cuando fue arrestado en la ciudad estadunidense de Baltimore la semana pasada murió el domingo, desatando protestas y la promesa de una investigación del caso.

El hecho ocurrió luego de una larga serie de muertes de afroestadunidenses a manos de policías blancos en el país, que críticos atribuyen a prejuicios raciales de los agentes, a los que denuncian por un uso excesivo de fuerza letal en los procedimientos con sospechosos.

Freddie Gray, de 25 años, había sido interpelado el 12 de abril, sufriendo rotura de una vértebra durante la detención en Baltimore (Maryland, este), según la policía y medios locales. Según el cotidiano Baltimore Sun, la policía no informó cómo resultó herido, ni la causa del arresto.

"Fue durante su arresto, aunque no había cometido ningún crimen -en todo caso ninguno que justifique su arresto, sólo el hecho de que era negro y que corría-, que su columna vertebral fue seccionada, seccionada en un 80%, en la zona del cuello", declaró durante una conferencia de prensa William Murphy Jr., un abogado de la familia de Gray, citado por el Baltimore Sun.

Un centenar de personas y militantes se reunieron el domingo por la noche frente a la comisaría de Baltimore, la ciudad más grande del estado de Maryland, para pedir explicaciones a la policía.

La alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, anunció la apertura de una investigación. "Quiero que los ciudadanos sepan exactamente cómo sucedió esto y, si es necesario, me aseguraré de que las personas responsables respondan", declaró durante una conferencia de prensa.

El lunes a la mañana, interrogada por la cadena de televisión CNN, reiteró su "promesa" de aclarar este incidente. "Lo haremos en cooperación con la oficina del procurador del Estado (de Maryland) y de una forma que autorice un control exterior" agregó, precisando que también se realizará una investigación independiente.

"Quiero que el público tenga confianza en la información que le damos", continuó Rawlings-Blake. Además, indicó que "al menos diez" policías fueron interrogados, sin poder señalar cuántos estaban directamente implicados en este drama.

Este hecho sucede en un conetxto de una serie de muertes de afroestadunidenses desarmados, en su mayoría a manos de policías blancos, que provocaron una ola de protestas en el país, bajo acusaciones de racismo y reavivaron el debate sobre el uso excesivo de la fuerza policial.