Muere líder local de Al Qaeda en ataque con dron en Pakistán

Umer Faruq, conocido por los alias "Umer Ustad" y "Ustad Faruq", sirvió como portavoz de Al Qaeda primero en Pakistán y después para todo el sur de Asia, según la información de un diario local.

Islamabad

Un líder local de Al Qaeda, Umer Faruq, murió hoy en un bombardeo de un dron de EU en el noroeste de Pakistán, un día después de que en una operación militar paquistaní falleciera el jefe de operaciones exteriores de la organización.

Según informaron fuentes no identificadas al diario local Dawn, el avión no tripulado estadounidense lanzó dos misiles contra un campamento insurgente situado en el área de Khat Tangi, en la provincia de Waziristán del Norte, donde murieron otras cuatro personas.

Sin embargo, la oficina de relaciones públicas del Ejército paquistaní (ISPR) negó esta información y aseguró a través de un breve comunicado que "hoy no hubo ningún ataque con dron en Pakistán".

Umer Faruq, conocido por los alias "Umer Ustad" y "Ustad Faruq", sirvió como portavoz de Al Qaeda primero en Pakistán y después para todo el sur de Asia, según la información que recoge Dawn.

Se cree, de acuerdo con el diario, que Faruq en la actualidad estaba a cargo de las operaciones de la organización terrorista en Afganistán y Pakistán.

Este es el segundo golpe de importancia a Al Qaeda en dos días en Pakistán, después de que ayer el Ejército paquistaní matara a Adnan el Shukrijumah, implicado en el intento de atentado en 2009 en el metro de Nueva York.

Shukrijumah murió en una operación militar en la región de Shinwarsak, en la provincia de Waziristán del Sur, a donde había huido para escapar de la ofensiva del Ejército contra la insurgencia que tiene lugar en la limítrofe Waziristán del Norte.

En el perfil que dedica la página web de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de EU a Shukrijumah se ofrecen 5 millones de dólares a quien proporcione información sobre su paradero, y se especifica además que era natural de Arabia Saudí y tenía 39 años.

Las autoridades estadounidenses calificaron el complot para atentar contra el metro neoyorquino como uno de los más serios que ha padecido Nueva York desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, cuando aviones suicidas derribaron las Torres Gemelas.

El jefe de operaciones exteriores de Al Qaeda huía de la ofensiva militar Zarb-e Azb (Afilado y cortante) iniciada en junio en Waziristán del Norte y en la que han muerto hasta el momento, según el Ejército, 1,100 insurgentes y 100 miembros de las Fuerzas Armadas.

Sólo esta semana murieron al menos 33 supuestos insurgentes en la región, mientras que en noviembre perdieron la vida 55.

Las áreas tribales fronterizas con Afganistán son refugio habitual de redes yihadistas, miembros de Al Qaeda y facciones talibanes, tanto paquistaníes como afganas, debido a su difícil accesibilidad y su situación remota.