En Mpeketoni, los shebab mataron a los cristianos "uno por uno"

Las 49 personas asesinadas son hombres y cristianos, como muchos de los huéspedes del hotel Mama Mónica, a los que los asaltantes los hicieron salir para preguntarles luego por su religión y, en ...

Mpeketoni

Cuando los shebab atacaron Mpeketoni, en la costa de Kenia, el domingo por la noche, los clientes del café Costa Rica huyeron. Los huéspedes del hotel Mama Mónica, en frente, creyeron que estaban a salvo en sus cuartos pero los asaltantes los hicieron salir y los ejecutaron uno por uno.

Cuando empezó el ataque, reivindicado por los islamistas somalíes shebab, David Waweru veía un partido del Mundial de fútbol en el café Costa Rica, del que queda ahora únicamente un montón de escombros. Los primeros disparos resonaron frente a la comisaría, a unos cientos de metros de allí. Un grupo de unos 50 shebab intentó tomarla por asalto.

"Cuando comenzaron los disparos, el dueño nos dijo que nos vayamos", relata David Waweru, un joven sin empleo, quien decidió buscar refugio detrás de un edificio cercano. Fue desde allí que vio a los shebab entrar en el Mama Monica's Guest House.

"Sacaron a la gente, les hicieron acostarse" en la calle, cuenta. "Entonces, les preguntaron si conocían el islam, si sabían algo del islam y les exigieron que reciten la Chaada", la profesión de fe musulmana. Luego, "los ejecutaron uno por uno (...), directamente en la cabeza, uno por uno", cuenta frente a lo que queda del café Costa Rica. "No mataron ni a mujeres, ni a niños, solo a los hombres", añadió.

"Decían que hacían esto porque el gobierno de Kenia mata a la gente en Somalia", explica. Kenia ha sido blanco de una serie de ataques desde que el ejército de este país fue desplegado en Somalia, en octubre de 2011, para combatir a los shebab. El ataque contra esta localidad es la operación más violenta de un comando shebab desde el ataque al centro comercial Westgate de Nairobi en septiembre de 2013, que dejó 67 muertos.

Varios testigos confirman el relato de David Waweru. Las 49 personas asesinadas en esta localidad de alrededor tres mil habitantes son todos hombres, y todos eran cristianos. Mpeketoni está poblada principalmente por cristianos, provenientes del norte del país, y a quienes el gobierno concedió tierras en la década de los 70 en esta región de mayoría musulmana.

"Todos los que fueron asesinados eran cristianos. Si uno era musulmán, se salvaba", explicó a la AFP John Mwagi, un profesor de 44 años que logró huir de la ciudad en moto durante el ataque. Antes de huir, pudo ver la bandera negra de los yihadistas y escuchar a los asaltantes gritando "Alá es grande", cuenta.

Además de la comisaría y los edificios administrativos, los shebab centraron su ataque contra los dos hoteles de la ciudad. John Wanyoike contempla incrédulo las ruinas, aún humeantes, de su hotel, el Breeze View, reducido en cenizas. Los asaltantes "llegaron en un minibús", hacia las 20:50 horas, casi simultáneamente al ataque de la comisaría de policía. Cruzaron el patio "en dirección de las habitaciones, pero encontraron las puertas cerradas, así que comenzaron a disparar contra las ventanas", cuenta.

"Solo había un huésped en el hotel, los demás habían salido porque aquí no se vende cerveza", explica el dueño del establecimiento. Wanyoike apagó entonces las luces y permaneció escondido durante dos horas. Escuchó a los asaltantes hablando somalí, comunicando por radio con el resto del comando. Luego, prendieron fuego al hotel.

"Estaba desesperado. La policía no llegaba y no tenía ninguna esperanza de que lleguen. Lo único que podía hacer era intentar huir sano y salvo", concluye este sobreviviente.