Movimiento Islámico de Turkestán Oriental "apoyó" atentado de Tiananmen: China

El jefe de la seguridad china, Meng Jianzhu, acusó a la organización terrorista islamista de dar su apoyo "entre bastidores" a los autores del ataque en la emblemática plaza de Pekín el pasado lunes.
Un policía con ropa de civil vigila a los turistas mientras hace guardia detrás de la estatua de un león, afuera de la Ciudad Prohibida, en la puerta de Tiananmen, en Pekín
Un policía con ropa de civil vigila a los turistas mientras hace guardia detrás de la estatua de un león, afuera de la Ciudad Prohibida, en la puerta de Tiananmen, en Pekín (AFP)

Pekín

El atentado cometido el lunes pasado en la plaza Tiananmen de Pekín contó con el apoyo del Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM), organización considerada terrorista por la ONU, afirmó el jefe de la seguridad china, Meng Jianzhu.

"El apoyo entre bastidores (al atentado) vino del Movimiento Islámico de Turkestán Oriental basado en Asia central y occidental", declaró el patrón de los órganos de seguridad chinos a una televisión de Hong Kong, según un video colgado esta noche en internet.

Meng Jianzhu, del Buró Político del Partido Comunista chino (PCC), hablaba en Tashkent durante una visita oficial a Uzbekistán. Esta es la primera vez que un responsable chino designa a una organización particular tras el atentado del lunes.

Según la policía china, tres uigures de una misma familia de la región de Xinjiang, con predominio musulmán y fronteriza con varios países de Asia Central, precipitaron su coche cargado de bidones de gasolina contra la entrada de la Ciudad Prohibida de Pekín, en un ataque suicida que dejó dos muertos y 40 heridos.

El hombre y conductor del coche (Usmen Hasan), su mujer (Gulkiz Gini) y su madre (Kuwanhan Reyim), fallecieron tras estrellar "de forma deliberada" e incendiar el todoterreno.

El ETIM, que lucha por la independencia del Turkestán Oriental, antiguo nombre de la región china de Xinjiang, fue clasificado en 2002 por la ONU con las organizaciones afiliadas a Al Qaeda. Las autoridades chinas responsabilizan a este movimiento de los desórdenes esporádicos en Xinjiang pero varios expertos dudan de su influencia real.

El Gobierno chino ha elevado la alerta de seguridad en Pekín tras el ataque del pasado lunes, informó hoy la cadena pública CCTV.La decisión se tomó tras confirmar que la colisión y posterior explosión del coche frente a la Ciudad Prohibida fue un "ataque terrorista cuidadosamente planificado", como reiteró hoy la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying.

Además, el portavoz del Ejército chino, Yang Yujun, aseguró hoy que las Fuerzas Armadas combatirán las actividades terroristas de acuerdo a las instrucciones oficiales "cuando sea necesario".

En un encuentro con la prensa en Pekín, Yang explicó que se responderá al ataque de Tiananmen de acuerdo a la Ley nacional de Defensa, sin aclarar si el Ejército ha emprendido ya alguna acción concreta a instancias del Gobierno. Yang enfatizó que el "terrorismo es un enemigo internacional", y que "muchas fuerzas armadas han sido entrenadas con misiones antiterroristas".

La versión oficial señala que el vehículo tenía matrícula de Xinjiang, una región donde, según las autoridades, operan grupos separatistas y donde son frecuentes los enfrentamientos entre la minoría uigur -de religión musulmana- y la etnia mayoritaria han. Cinco sospechosos fueron detenidos en las diez horas siguientes al ataque, aunque no se informó del arresto hasta dos días después.

A raíz del ataque, ha aumentado la presencia policial en la plaza de Tiananmen y en otras zonas concurridas de Pekín, mientras algunos medios señalan que en Xinjiang se están llevando a cabo mayores controles de los habituales.

Sin mencionar explícitamente a los uigures como responsables del ataque, Hua afirmó que "fuerzas del Turkestán Oriental llevan tiempo emprendiendo actividades terroristas para dividir China y establecer un estado islámico en Xinjiang y sabotear la estabilidad y desarrollo del país".

La portavoz de Exteriores quiso desvincular la acción terrorista de la política que China ejerce en la región, tachada de abusiva y excluyente por algunas asociaciones uigures y de derechos humanos, que también cuestionan la credibilidad de la versión oficial de lo sucedido en Tiananmen.

"El Gobierno se opone al doble estándar para asuntos de terrorismo y también a asociarlo con algunos grupos étnicos, naciones o religiones", dijo la portavoz. El diario oficial [i]Global Times[/i] instó hoy a que se castigue con dureza a los culpables y señalaba directamente que "se trata de la primera vez que fuerzas terroristas de Xinjiang causan un incidente serio en Pekín".

Mientras, los uigures llaman a la calma y la prudencia. "Las pruebas no son suficientes y todavía no se sabe si es verdad. Hacen falta más testimonios", dijo hoy a Efe Ilham Tohti, el más conocido intelectual y escritor uigur residente en China.