Motociclistas arrestados por mortal tiroteo en Texas arriesgan pena capital

La policía de Waco informó que 170 personas siguen arrestadas tras el tiroteo que costó la vida a nueve miembros de bandas de motociclistas, acusadas de "participación en crimen organizado", lo ...

Washington

La policía de Waco, Texas, indicó hoy que 170 personas continúan arrestadas en esta ciudad estadunidense, donde nueve miembros de bandas de motociclistas murieron en una pelea entre grupos rivales que degeneró en un tiroteo. La riña se inició en un bar restaurante, el Twin Peaks, y acabó extendiéndose hasta el estacionamiento del centro comercial donde se encuentra el local, un lugar habitual de concentración de motociclistas.

Actualmente "170 personas que habíamos arrestado han sido encerradas o están en proceso de encarcelamiento en la prisión del condado de McLellan", están siendo interrogadas, explicó el sargento Patrick Swanton de la policía de Waco, en una conferencia de prensa, una cifra considerada "flexible".

La policía había anunciado antes 192 arrestos. "Estas (170) personas son acusadas de 'participación en crimen organizado' en relación al tiroteo en Twin Peaks, lo que constituye una acusación pasible de pena de muerte (...) a causa del número de personas muertas en un solo episodio", agregó Swanton.

Unas 18 personas resultaron heridas en la refriega, según los reportes coincidentes de medios locales, en su mayoría por disparos o ataques con arma blanca. "En 34 años de servicio, es la escena de crimen más violenta en la que he estado. Había sangre por todos lados", declaró Swanton al diario Waco Tribune.

"A apenas diez metros había familias", añadió el agente, sorprendido de que no resultara herido nadie ajeno a los hechos. Tampoco resultó herido ningún agente durante el incidente, a pesar de que varios sospechosos abrieron fuego contra las fuerzas del orden, afirmó el sargento Swanton.

Más de cien armas

Los agentes de policía habían sido alertados del encuentro entre las bandas de motociclistas rivales, por lo que intervinieron rápidamente, pero no lograron impedir que la pelea, que comenzó con puñetazos, terminara con cadenas, cuchilladas y hasta disparos. Swanton señaló a los periodistas que más de un centenar de armas de distintos tipos fueron halladas en el sitio del enfrentamiento.

Las autoridades ordenaron el cierre de los comercios del área y trasladaron a algunos de los testigos a lugares seguros, luego de que se reportara que otros miembros de estas bandas rivales se dirigían a Waco para continuar la pelea. El sargento Swanton dijo que, antes del encuentro, la policía había expresado su preocupación a los encargados del restaurante, pero señaló que el establecimiento no se mostró cooperativo con las autoridades.

Según el sargento, las autoridades locales recibieron amenazas "durante toda la noche" de parte de bandas de motoristas y están preparadas para la posibilidad de que haya más violencia en la localidad. "Tenemos un plan de contingencia para lidiar con esos individuos si intentan causar problemas", aseguró Swanton.

El juez de paz Pete Peterson estableció sendas fianzas de un millón de dólares por cada uno de los detenidos en relación con el suceso, según informó el diario local Waco Tribune-Herald. "Creo que es importante enviar un mensaje. Han matado a nueve personas en nuestra comunidad. Esta gente llegó aquí y la mayoría no eran de esta ciudad", afirmó Peterson.

Las autoridades han recuperado alrededor de cien armas vinculadas al suceso, que comenzó con una discusión en los servicios de un restaurante de la franquicia Twin Peaks, se convirtió luego en una trifulca con navajas dentro del establecimiento y más tarde en un tiroteo en el aparcamiento compartido con el restaurante Don Carlos.

"Me sorprendió que no tuviéramos civiles inocentes muertos o heridos", reconoció hoy Swanton. Antes del incidente, la policía de Waco había desplegado varias unidades en el área del estacionamiento del restaurante, tras haber recibido información de que varias bandas de motoristas se dirigían a Twin Peaks y que "las posibilidades de violencia eran significativas", explicó hoy Swanton.

"Estos policías no estaban de incógnito. No había duda de que (los motoristas) sabían que estábamos a segundos de distancia y que íbamos a responder, pero no les importó", afirmó el sargento. Dieciocho agentes de la policía de Waco respondieron "entre 30 y 45 segundos" después de que comenzara el enfrentamiento entre las bandas, y abrieron fuego contra los agresores después de que algunos dispararan en su dirección, precisó.

El sargento afirmó que cinco bandas de motoristas estuvieron involucradas en el tiroteo, pero dijo que la policía no divulgará sus nombres a lo largo de la investigación para no "darles publicidad". No obstante, la declaración jurada emitida por el juez de paz Peterson y obtenida por el diario Waco Tribune-Herald identifica a dos de las bandas como los Cossacks y los Bandidos, y afirma que los nueve muertos en el suceso procedían solo de esos dos grupos.

Los Bandidos extienden su poder a trece países, además de EU, y la Justicia estadunidense la considera una "creciente amenaza criminal", con aproximadamente 900 miembros en 93 células y envuelta en transporte y distribución de cocaína, mariguana y metanfetaminas, droga que también produce, según el Departamento de Justicia.

"No se acerquen"

Imágenes de televisión mostraron a decenas de sospechosos siendo interrogados y en algunos casos llevados en furgones de la policía. La prensa había evocado en un primer momento la implicación de dos bandas rivales, los Bandidos y los Cossacks, pero luego la policía afirmó que hasta cinco grupos habrían participado en la disputa.

Los llamados clubes de motociclistas "fuera de la ley" surgieron a partir de un movimiento de la contracultura estadunidense de la segunda mitad del siglo XX. Reconocibles por sus chaquetas de cuero que llevan las insignias de la banda, estos grupos fueron en su origen clubes para individuos con ideas afines, que comparten el amor por las motos y la desconfianza hacia las autoridades.

Pero varias bandas -que eligen a sus propios jefes y tienen sus propias reglas, símbolos y ritos de iniciación- están involucradas en el crimen organizado. En Estados Unidos están asociadas en particular con el tráfico de drogas y de armas. La zona del centro comercial fue acordonada por la policía.

"Cerramos todo el Central Texas Marketplace, si se encuentran en el centro comercial abandónenlo inmediatamente. Por motivos de seguridad, repetimos, no se acerquen a la zona", escribió la policía de Waco en su cuenta Facebook. "Los oficiales siguen arrestando a individuos que llegan con armas. Este no es el momento de venir, ya que se trata de personas muy peligrosas", añadió.

La Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas (TABC) suspendió hoy durante siete días la licencia de venta de alcohol del restaurante Twin Peaks, y Swanton confió en que los dueños del establecimiento no abrieran las puertas al público durante esta semana.

Poco después, la empresa que gestiona la marca Twin Peaks informó en un comunicado de que ha revocado "de inmediato" el acuerdo de franquicia con los dueños de ese establecimiento, que "ignoraron las alertas" policiales y pusieron en peligro a sus clientes.

La localidad de Waco está situada en el centro del estado de Texas y tiene una población de aproximadamente 129 mil personas. La ciudad es tristemente célebre por la mortífera confrontación en 1993 entre miembros de la secta Davidiana y agentes del FBI, que se saldó con unos 80 muertos, entre ellos varios niños.