Moscú responderá si atacan sus intereses en Ucrania

“Un ataque contra los ciudadanos rusos es una agresión a Rusia”, advierte el gobierno de Putin sobre la operación “antiterrorista” emprendida por Kiev contra los separatistas.
Ayer llegó a la base militar polaca de Swidwin una compañía de 150 soldados estadunidenses.
Ayer llegó a la base militar polaca de Swidwin una compañía de 150 soldados estadunidenses. (Kacper Pempel-Reuters )

Slaviansk

El Kremlin advirtió ayer que responderá si atacan sus intereses en Ucrania, en momentos en que los rebeldes pro rusos del oriente ucraniano hacen frente a una operación militar “antiterrorista” lanzada por el gobierno pro occidental de Kiev.

La amenaza fue formulada por el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, que recordó la guerra de 2008 con Georgia, apenas horas después de que Estados Unidos anunciara el envío de más efectivos militares a Europa Oriental.

“Si nuestros intereses, nuestros intereses legítimos, los intereses de los rusos son atacados directamente, como ocurrió por ejemplo en Osetia del Sur, no veo otra forma de responder, de acuerdo con el derecho internacional”, advirtió Lavrov a la televisión RT.

“Un ataque contra los ciudadanos rusos es un ataque contra Rusia”, aseguró.

En 2008, una breve guerra opuso a Rusia y Georgia, tras la cual Moscú reconoció dos territorios separatistas pro rusos en este pequeño país del Cáucaso: Osetia del Sur y Abjasia.

El Kremlin reiteró ayer que el gobierno de Kiev tiene que retirar sus tropas de la zona oriental de Ucrania para permitir “el inicio de un verdadero diálogo interno en el que participen todas las regiones y formaciones políticas ucranianas”.

Lavrov también dijo que la celebración de elecciones presidenciales anticipadas el 25 de mayo en Ucrania sería “destructiva” sin un acuerdo con los pro rusos.

El vicesecretario general de la OTAN, Alexander Vershbow, afirmó ayer que las “amenazas veladas” de Rusia y el anuncio de más ejercicios militares cerca de la frontera con Ucrania violan el espíritu del acuerdo de Ginebra para rebajar las tensiones.

“Rusia debería centrarse en la retirada de sus tropas, reducir los peligros de una confrontación armada y apoyar la aplicación del acuerdo de Ginebra, incluyendo la condena de acciones violentas continuadas de los grupos armados ilegales de Ucrania del este”, señaló.

El ministerio del Interior de Ucrania anunció ayer haber “liberado” la ciudad de Sviatoguirsk, este del país, que estaba en manos de los separatistas pro rusos, en el marco de su operación “antiterrorista”.

El presidente interino de Ucrania, Olexander Turchinov, ordenó el martes por la noche la reanudación de la operación “antiterrorista” contra los separatistas, tras el descubrimiento de dos cuerpos con señales de “tortura”.

La operación había sido suspendida en el periodo de Pascua.

También a esta situación respondió ayer Lavrov, que acusó a EU de “dirigir” las acciones de las autoridades de Kiev. 

“Habían anunciado la suspensión de lo que llamaban ‘operación antiterrorista’ pero ahora que (el vicepresidente estadunidense) Joe Biden viajó a Kiev, dicen que la operación es reactivada”, afirmó.

“No tengo ninguna razón para no creer que los estadunidenses dirigen este espectáculo de la manera más directa”, aseguró Lavrov.

Tras la partida de Biden —el martes—, Washington anunció el despliegue de alrededor de 600 soldados en Polonia y en las repúblicas bálticas.

Una compañía de 150 soldados de la 173 Brigada Aerotransportada del Ejército estadunidense basada en Italia arribó a Polonia ayer y otros 450 serán enviados a Estonia, Lituania y Letonia en los próximos días.

:CLAVES

“RIDÍCULO”: EU

Washington calificó de “ridículas” las afirmaciones emitidas por el canciller ruso, Serguei Lavrov, quien acusó a EU de “dirigir” a las autoridades ucranianas.

 “Creo que la mayoría de sus afirmaciones son ridículas y no se basan en lo que ocurre en el terreno”, aseguró la portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki.

 “Las acciones del gobierno ucraniano son una respuesta legítima de las autoridades en reacción a la incautación ilegal de armas y la ocupación de edificios y de varias ciudades en el este de Ucrania”, destacó Psaki.