Acusan a Mursi de atentar contra Egipto

Los fiscales acusaron al derrocado presidente de entregar "secretos de defensa nacional e informes de seguridad a la Guardia Revolucionaria iraní con el fin de desestabilizar la seguridad.
Mursi compareció solo unos minutos ante el juez, ya que el tribunal decidió retrasar el juicio hasta el próximo 22 de febrero.
Mohamed Mursi (Foto Archivo) (EFE)

Madrid

La Fiscalía egipcia acusó hoy al depuesto presidente Mohamed Mursi de atentar contra el país por filtrar secretos de Estado hacia el extranjero, durante la segunda audiencia de su juicio por espionaje y conspiración.

Mursi, junto con 35 de sus colaborados y otras personas, incluidos líderes de la proscripta Hermandad Musulmana, son acusados de conspirar con potencias extranjeras para desestabilizar a Egipto y de vínculos con el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) e Irán.

Los fiscales acusaron al derrocado presidente y los otros sospechosos de divulgar "secretos de defensa nacional e informes de seguridad a la Guardia Revolucionaria iraní con el fin de desestabilizar la seguridad y la estabilidad del país", según la televisión Al Yazira.

La declaración leída en el tribunal no identificó el "país extranjero" con el que Mursi habría estado conspirando, aunque aseguraron que no hay dudas de que el ex presidente y los otros acusados llevaron a cabo actividades de espionaje a favor de la Hermandad Musulmana y Hamas.

"El objetivo era perpetrar ataques terroristas en el país con el fin de extender el caos y derrocar al Estado", destacó la declaración leída durante la audiencia de este domingo, en la que se pudo ver a Mursi detrás de un cristal de alta seguridad.

Los detenidos también fueron acusados de movilizar grupos armados dentro y fuera de Egipto en enero de 2011, en un intento por atacar las instalaciones militares y de la policía, para facilitar la fuga de cientos de presos, entre ellos Mursi.

Los acusados, incluyendo al guía supremo de la Hermandad Musulmana, Mohamed Badie, su suplente Khairat al-Shater y otros líderes islámicos, rechazaron las acusaciones en su contra.

Desde su destitución el 3 de julio pasado, Mursi e infinidad de miembros de la Hermandad Musulmana han sido acusados en repetidas ocasiones de cometer actos de violencia y de la revuelta que llevó a la renuncia de Hosni Mubarak en febrero de 2011.

Mursi además es juzgado por la muerte de manifestantes durante su presidencia y una fuga de la cárcel durante el levantamiento popular contra Mubarak, además de que también debe enfrentar un juicio por insultar al poder Judicial.