Detienen a 6 sospechosos por la muerte de palestino

Extremistas judíos son capturados por el crimen de Mohamed Jdeir, de 16 años, secuestrado y calcinado vivo en Jerusalén Este.
La paliza de policías a Tarek Jdeir causó indignación en internet.
La paliza de policías a Tarek Jdeir causó indignación en internet. (AFP)

Jerusalén

La policía israelí detuvo a seis judíos extremistas por el asesinato del adolescente palestino de Jerusalén Este, Mohamed Abu Jdeir, de 16 años, en un clima de tensión creciente que se saldó ayer con la muerte de cuatro personas en Gaza por aviones israelíes no tripulados (dron).

Los detenidos por el caso que ha convulsionado a los palestinos y desatado un nuevo brote de violencia entre israelíes y palestinos “pertenecen, al parecer, a un grupo judío extremista”, dijo un funcionario israelí.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, prometió que “todo el peso de la ley caerá sobre los autores de ese crimen horrible”.

La policía admitió por primera vez que el asesinato de Jdeir podría tener razones políticas, en concreto, “motivos nacionalistas”.

El joven fue secuestrado el 2 de julio en Shuafat, un barrio de Jerusalén Este, ocupado y anexionado por Israel. Su cadáver, completamente calcinado, apareció horas más tarde cerca de un bosque en el oeste de la ciudad. Según la autopsia, fue quemado vivo.

Los palestinos acusan a judíos extremistas de haber asesinado al joven, en represalia por el secuestro y muerte de tres israelíes de 19 y 16 años en Hebrón (Cisjordania), que gobierno de Israel atribuye al movimiento islamista Hamas, que gobierna en Gaza, pero este último lo niega radicalmente.

“Yo no tiré piedras”

La circulación de un video en  internet que muestra la paliza que propinaron dos guardias fronterizos israelíes de Jerusalén Este a un joven palestino de nacionalidad estadunidense, semi inconsciente por los golpes, también causó gran indignación. Se trata de Tarek Abu Jdeir, de 15 años, primo del palestino asesinado. Después de detenerlo por apedrear presuntamente a policías durante unas protestas en Shuafat, un tribunal de Jerusalén condenó a Tarek a arresto domiciliario por nueve días “Yo no tiré piedras. Solo estaba mirando”, dijo el joven en entrevista.

“Me atacaron dos policías y mientras me daban la paliza perdí el conocimiento. Luego fui al hospital y de allí a la cárcel”, aseguró el joven, con la cara aún hinchada.

Estados Unidos condenó el “uso excesivo de la fuerza” contra Tarek y pidió una “investigación rápida, transparente y creíble”.

El ministerio israelí de Justicia abrió una investigación interna sobre el incidente, que calificó de “grave”.

Netanyahu instó a los miembros del gobierno a mantener la “cabeza fría” para manejar lo mejor posible la situación en Gaza, desde donde el ejército israelí contabilizó 150 proyectiles lanzados contra Israel desde el 12 de junio, fecha en que desaparecieron los tres estudiantes israelíes, luego ejecutados, lo que fue seguido de una vasta redada  israelí en Gaza y Cisjordania.

El presidente palestino, Mahmud Abas, pidió ayer a Naciones Unidas la creación de  una comisión de investigación sobre “los crímenes terroristas israelíes”.

Taxista asesino

Dos meses después del asesinato de una mujer en el norte de Israel, el servicio secreto local dijo que un taxista árabe de 34 años de la ciudad de Iblin confesó el crimen en un interrogatorio.

El motivo de los hechos no está claro, pero se cree que fue un asesinato por “motivos nacionalistas”, según informó la prensa israelí.

La mujer de 19 años fue vista por última vez cuando iba a una entrevista de trabajo en el norte del país. Su cadáver fue encontrado apuñalado días después en un estacionamiento, agregó la prensa.