Mohamed Alí solicita a Irán liberar al corresponsal del Washington Post

La leyenda del boxeo se unió a las demandas de los familiares del periodista, detenido en julio de 2014, que han recaudado más de 230 mil firmas en apoyo a una solicitud de liberación.
Jason Rezaian, corresponsal en Teherán del Washington Post, se encuentra detenido desde el 22 de julio de 2014
Jason Rezaian, corresponsal en Teherán del Washington Post, se encuentra detenido desde el 22 de julio de 2014 (Washington Post)

Washington

La leyenda del boxeo Mohamed Alí se unió a hoy la petición de los familiares del periodista Jason Rezaian, detenido en Irán desde julio de 2014, para que el gobierno de Teherán libere al corresponsal del Washington Post en el país.

"Mi gran esperanza es que el gobierno y la judicatura de Irán pongan fin a la prolongada detención del periodista Jason Rezaian y le ofrezcan acceso a todas sus opciones legales", afirmó Alí, de 72 años, en un comunicado leído por los familiares de Rezaian en un acto en el National Press Club de Washington.

El legendario boxeador, también musulmán, como el periodista, agregó que Rezain había utilizado "su talento para la escritura y su íntimo conocimiento de la cultura iraní y del país para compartir historias de la gente de Irán por todo el mundo".

Asimismo, los familiares del periodista han recaudado más de 230 mil firmas en apoyo a una solicitud de liberación realizada a través de la web Change.org. El periodista, de doble nacionalidad iraní-estadunidense, fue detenido en su casa de Teherán en julio de 2014 junto con su esposa, la periodista iraní Yeganeh Salehi.

Su esposa fue liberada hace unos meses bajo fianza, pero Rezain permanece en la prisión de Evin de la capital iraní. Pese a llevar detenido 230 días, las autoridades iraníes no han publicado los cargos que enfrenta el periodista del Washington Post, y se han limitado a asegurar en un comunicado que "había participado en actividades que iban más allá del ámbito del periodismo".

El pasado mes, el diario indicó que se le había permitido a Rezain acceso a tratamiento médico y a un abogado. El periodista se trasladó desde California a Irán en 2008 y en 2012 se convirtió en el corresponsal del Washington Post en el país, antes había escrito para el San Francisco Chronicle.