Modi gana elecciones en India; Rahul Gandhi asume su derrota

Los comicios generales se celebraron a lo largo de cinco semanas y registraron un récord de participación del 66.3 %.
Los nacionalistas hindúes triunfantes de la India consideraron como "una nueva era" en la mayor democracia del mundo.
Los nacionalistas hindúes triunfantes de la India consideraron como "una nueva era" en la mayor democracia del mundo el triunfo de Modi. (AFP)

Nueva Delhi

El líder de campaña del Partido del Congreso y delfín de la dinastía Gandhi, Rahul Gandhi, asumió hoy su responsabilidad en la derrota de la formación que gobierna la India, que obtuvo su peor registro histórico en unas elecciones generales.

"El Congreso lo ha hecho bastante mal y, como vicepresidente del partido, asumo mi responsabilidad", dijo Rahul Gandhi en una rueda de prensa en la sede de esta formación en Nueva Delhi.

La madre de Rahul y presidenta del partido, Sonia Gandhi, deseó al nuevo Gobierno que "no comprometa la unidad del país", al tiempo que aceptó la derrota "con humildad".

"No recibimos el apoyo que esperábamos y respetamos la decisión" de los votantes, declaró.

El partido de la dinastía Nehru-Gandhi, que ha gobernado de manera casi ininterrumpida desde la independencia del país en 1947, habría obtenido 45 distritos, su peor registro histórico, con el recuento de votos aún en marcha.

El nacionalista hindú Narendra Modi, del Bharatiya Janata Party (BJP), se encamina a una histórica y arrolladora victoria electoral, con 280 de los 538 distritos de cuyo recuento ha dado cuenta a primera hora de la tarde la Comisión Electoral, de un total de 543.

De este modo, se podría convertir en el primer partido que consigue una mayoría absoluta desde 1984 en el gigante asiático.

La formación gobernante llegaba a las elecciones con las encuestas en contra, lastrada por los casos de corrupción y por la ralentización de economía, y sin que Rahul Gandhi fuera siquiera formalmente su candidato, tan solo el jefe de campaña electoral.

Ante la imagen de inoperante del partido en el poder, el hinduista Modi era el favorito en todos los pronósticos, avalado por una imagen de buen gestor como jefe de Gobierno en el estado occidental de Gurajat, uno de los más prósperos del país.

Los comicios generales se celebraron a lo largo de cinco semanas y registraron un récord de participación del 66.3 % con 551 millones de personas que depositaron su voto.