Ministro colombiano pide alternativas a la cárcel para consumidores de drogas

Yesid Reyes, titular de Justicia en el nuevo gobierno de Santos, adujo los pobres resultados obtenidos en los últimos 40 años en el control del consumo de estupefacientes para pedir un cambio en ...
Un miembro de la Policía Judicial de Colombia abre un fardo de cocaína
Un miembro de la Policía Judicial de Colombia abre un fardo de cocaína (EFE)

Bogotá

El ministro de Justicia de Colombia, Yesid Reyes, pidió hoy que se busquen medidas alternativas "más eficientes" que la cárcel para castigar a los consumidores de drogas en el país, en vista de los resultados obtenidos en los últimos 40 años.

"La evaluación que se debe hacer es qué tanto ha incidido la pena privativa de libertad en el control del consumo de estupefacientes y la respuesta parece ser que la incidencia es mínima. Si es así lo que corresponde es buscar alternativas distintas que se muestren más eficientes", dijo el ministro en un foro sobre drogas en Bogotá.

Reyes, que ayer tomó posesión de su cargo como nuevo ministro de Justicia para el recién estrenado segundo gobierno del presidente Juan Manuel Santos, se abrió a la posibilidad de otro tipo de soluciones.

"Durante décadas hemos tratado de conseguirlo (restringir el consumo) mediante el creciente fortalecimiento de medidas represivas, y es el momento de darle la oportunidad a otras formas de solución desde perspectivas como la educativa o la médica, por citar solo dos posibilidades", propuso.

El nuevo ministro subrayó que, si la cárcel fuera la solución, "los últimos 40 años" de Colombia habrían resuelto el problema, y anunció que el Gobierno buscará "mecanismos alternativos" para obtener unas ayudas "más útiles".

Su intervención sirvió para abrir el foro "¿Qué opinan los ciudadanos sobre la política de drogas?", el primero de diez diálogos que impulsará el Ministerio sobre el tema y que tendrá lugar en todas las regiones del país. La celebración de estos encuentros se produce en un momento en que Colombia explora la posibilidad de cambiar su enfoque en materia de lucha contra drogas.

La semana pasada, en otro foro en Bogotá, diversas autoridades políticas y expertos cuestionaron la deriva de la política antinarcóticos del país, que persigue los cultivos ilícitos, y recomendaron ir tras la estructura financiera de las mafias. Al mismo tiempo, el Senado de Colombia se prepara para debatir antes de final de año el proyecto de ley que regula el consumo de mariguana con fines terapéuticos.