Militares toman el control de quince favelas en Río

Con 2 mil 700 elementos, el ejército releva a la policía del complejo de Maré con el propósito de sellar las barriadas dominadas por el narcotráfico en los alrededores de la metrópoli carioca.
En la operación realizada ayer no hubo detenciones ni enfrentamientos.
En la operación realizada ayer no hubo detenciones ni enfrentamientos. (Silvia Izquierdo/AP)

Rio de Janeiro

Con vehículos blindados y camiones, las fuerzas armadas brasileñas asumieron ayer la seguridad de quince favelas en el complejo de Maré, en Rio de Janeiro, cuando faltan poco más de dos meses para el Mundial.

Un total de 2,700 militares custodiarán este complejo de favelas en el sureste de la ciudad, considerado una de las zonas más peligrosas de Rio de Janeiro y al mismo tiempo un punto estratégico cerca del aeropuerto internacional, que estaba siendo controlado por facciones rivales de narcotraficantes.

Las favelas fueron ocupadas el pasado domingo en una gran operación de la policía, con mil 500 efectivos, y seis días después, ayer, los militares tomaron el relevo de la seguridad.

Los militares comenzaron la incursión pasadas las seis de la mañana y la operación ocurrió sin incidentes.

“Los militares, compuestos principalmente de paracaidistas y fusileros navales, ocuparon regiones dominadas por las bandas Comando Vermelho y Tercerido Comando Puro. No hubo ninguna detención ni enfrentamiento”, explicó un portavoz del ministerio de Defensa.

Las fuerzas armadas permanecerán en el área hasta el 31 de julio, dos semanas después de la final del Mundial de Futbol, cuando entregarán la zona pacificada a la policía.

La presidenta Dilma Rousseff expresó su respaldo a la operación la noche del viernes: “Las Fuerzas Armadas una vez más demuestran su compromiso con la nación (...) y la seguridad de los habitantes de esta región”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Estamos listos para desempeñar esta misión”, aseguró por su parte el ministro de Defensa, Celso Amorim, que viajó a la zona.

La fuerza militar en las favela la componen 2,050 efectivos de la Brigada de Infantería paracaidista, 450 de la Marina y 200 de la Policía Militar (PM), en sustitución de los mil 500 policías que habían ocupado la favela el domingo pasado.

En esta semana de ocupación, la policía reportó 36 enfrentamientos con presuntos delincuentes, con un saldo de 16 muertos y 8 heridos, además de 118 detenidos.

En las operaciones de seguridad también fueron decomisados 50 fusiles, 50 pistolas, dos ametralladoras, 24 granadas y más de mil municiones.

También fueron decomisados cerca de 25 kilos de cocaína, mil de mariguana y cinco de crack, informó ayer la Secretaría de Seguridad Pública. La policía federal dijo haber decomisado un alijo de armas que iba dirigido a la resistencia de las bandas en la Maré, según el grupo de medios O Globo.

PUNTO ESTRATÉGICO

El complejo de Maré es un territorio de 10 km2 con 130 mil habitantes, situado cerca del aeropuerto internacional de Galeao, y controlado por facciones rivales de narcotraficantes.

Sus quince favelas bordean las principales rutas de acceso que conectan el centro de Rio, por donde transitarán decenas de miles de turistas durante el Mundial que comenzará en Brasil en 67 días, entre el 12 de junio al 13 de julio.

Desde 2008, con miras al Mundial y los Juegos Olímpicos de 2016 en Rio, las autoridades han ocupado decenas de favelas e instalado 38 Unidades de Policía Pacificadora (UPP), que vigilan 174 de estas barriadas pobres, con 9,500 policías.

Pero la violencia retornó en los últimos meses, con una ola de ataques atribuidos al crimen organizado, que se resistía a perder sus últimos reductos, y ocho policías fueron asesinados este año.

:CLAVES

ROUSSEFF, A LA BAJA

La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, perdió seis puntos en intención de voto en las presidenciales de octubre próximo según una encuesta divulgada ayer.

De acuerdo a la firma encuestadora Datafolha, la jefa del Ejecutivo brasileño pasó de 44 por ciento de preferencias de voto en febrero a 38 por ciento el mes pasado.

Pero los puntos perdidos por Dilma Rousseff no pasaron a sus adversarios, pues el socialdemócrata Aecio Neves se mantuvo en 16 por ciento y el socialista Eduardo Campos apenas sumó un punto y pasó a diez por ciento. Con ello, Rousseff aún resultaría electa en la primera vuelta.