Miles de personas protestan en Guatemala contra explotación minera

Campesinos y empleados públicos bloquearon hoy las principales carreteras del país centroamericano demandando mejores condiciones laborales y aumentos salariales.
Una de las muchas marchas de protesta de indígenas y campesinos, hoy en la ciudad de Guatemala
Una de las muchas marchas de protesta de indígenas y campesinos, hoy en la ciudad de Guatemala (EFE)

Guatemala

Miles de campesinos y empleados públicos bloquearon este lunes las principales carreteras de Guatemala en protesta contra la explotación minera y en demanda de aumentos salariales, mientras que en la capital transportistas suspendieron el servicio en rechazo a multas municipales.

Los sindicalistas del sector Salud exigen que se cumpla el pacto colectivo entre el Estado y los trabajadores que establece aumentos salariales de entre 5% y 10% anual y otros beneficios laborales, dijo el sindicalista Luis Lara, integrante de Frente Nacional de Lucha, que convocó a la manifestación. |

Lara dijo a periodistas que las demandas incluyen la nacionalización de la energía eléctrica y el rechazo la actividad minera debido al daño que causa al medioambiente. En la protesta participaron unas diez mil personas, que cerraron carreteras claves provocando un caos vial y graves problemas en el transporte público.

Fueron bloqueadas al menos doce importantes tramos de carreteras del país, como la Panamericana, la del Pacífico (sur) que conduce hacia la frontera de México, la del Atlántico (noreste) hacia Honduras y la que lleva hacia la frontera a El Salvador (sureste). Otro grupo de inconformes bloqueó la importante calzada Aguilar Batres, que permite el ingreso por el sur a la capital guatemalteca.

En tanto, los transportistas suspendieron labores este lunes para protestar por las multas impuestas por la Policía Municipal de Tránsito de la capital, dejando sin transporte a cientos de miles de usuario, quienes rechazaron la medida. Ambientalistas, campesinos e indígenas mantienen una férrea oposición a la explotación de minerales en Guatemala por considerarla una amenaza a los recursos naturales.

El Estado ha otorgado al menos 240 licencias de explotación minera a cielo abierto, sobre todo de oro y plata, lo cual, según ambientalistas, provocan graves daños ambientales.