Miles de personas marchan en Bogotá por demandas campesinas

Unas doce mil personas reclamaron al gobierno de Juan Manuel Santos el cumplimiento de sus promesas para mejorar la situación del sector agrícola.

Bogotá

Al menos doce mil personas se manifestaron este lunes en Bogotá para exigir al gobierno de Juan Manuel Santos el cumplimiento de sus promesas para mejorar la situación del sector agrícola, que reclama haber sido perjudicado por los tratados de libre comercio. "El gobierno se ha sentado con las élites agropecuarias pero no con el campesino", dijo a la AFP Sofía Garzón, una activista de 27 años que representa a la organización Proceso de Comunidades Negras (PCN).

La manifestación se inició en el Coliseo El Campín, donde se reunían desde el sábado representantes del agro, que este lunes marcharon hacia la plaza de Bolívar, en el centro de la ciudad. Según la Secretaría de Movilidad, la protesta congregó a unas doce mil personas. En agosto de 2013, protestas de varios sectores, como el agro y los camioneros, bloquearon gran cantidad de vías durante más de dos semanas para exigir ayudas económicas a su actividad, que consideran se ha visto afectada por tratados de libre comercio suscritos por Colombia, especialmente con Estados Unidos y Europa.

Tras esas manifestaciones, que dejaron varios muertos y decenas de heridos, los campesinos lograron un acuerdo con el gobierno, conocido como "Pacto Agrario", en el cual el ejecutivo se comprometió a dialogar con representantes regionales para analizar sus problemas y solucionarlos. "El Pacto Agrario del gobierno no fue consultado con la gente negra y eso significa que vamos a seguir perdiendo nuestro territorio", asegura Garzón. Para Éber Guerrero, representante de la Coordinadora Nacional Agraria y originario de Catatumbo, en el este del país el pacto no fue concertado con los pequeños agricultores.

"Ese pacto agrario no fue concertado con el campesino colombiano. Realmente con el campesino. Fue concertado con unos campesinos de corbata. El pacto agrario se debe hacer realmente con los campesinos colombianos, desde la clase baja", señaló. Por su parte, el gobierno admitió que todavía hay mucho por hacer. "Tenemos que seguir trabajando por el campo, nos falta mucho camino por recorrer, tenemos que cambiar una agricultura medieval por una agricultura avanzada, de desarrollo, que le dé oportunidades a todos los que viven en el campo y en eso estamos trabajando", dijo a la prensa el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde.

El tema agrario fue el primer punto de acuerdo entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), en los diálogos que iniciaron en noviembre del 2012 en Cuba para poner fin al conflicto que azota al país desde hace 50 años. Ambas partes pactaron una reforma agraria para distribuir zonas de cultivo a los campesinos sin tierra, mediante la creación de un gran fondo de tierras. Las FARC, fundadas en 1964 tras una insurrección campesina, es la principal guerrilla de Colombia y la más antigua de América Latina, con unos ocho mil combatientes en la actualidad.