Miles marchan contra inicio de canal en Nicaragüa

La mayoría de los manifestantes eran pequeños campesinos, jóvenes y activistas, contrarios a la vía interoceánica que, con capital chino, amenaza con expropiar tierras y afectar ecológicamente al ...
Miles de personas marcharon hoy en Managua contra la construcción del canal interoceánico cuya construcción inicia el 22 de diciembre
Miles de personas marcharon hoy en Managua contra la construcción del canal interoceánico cuya construcción inicia el 22 de diciembre (EFE)

Managua

"No al canal", "Fuera chinos", "Ortega vende patria", gritaron a coro este miércoles miles de nicaragüenses que protestaron contra la construcción de un canal interoceánico que amenaza con expropiar tierras y afectar el lago Cocibolca, la principal fuente de agua dulce en Centroamérica.

Los manifestantes, en su mayoría pequeños campesinos, jóvenes y activistas, marcharon en el este de la capital izando la bandera de Nicaragua y exclamando consignas contra el gobierno y la empresa china HKND que dirigirá las obras.

Este proyecto sólo llenará de "billetes a los chinos", dijo a la AFP Darling Cruz, un agricultor de 25 años que participó en la protesta que se desarrolló bajo un candente sol, bajo la mirada de la policía y sin incidentes.

Los manifestantes expresaron su rechazo a la concesión que el gobierno del presidente Daniel Ortega otorgó en 2013 a HK Nicaragua Development Investment (HKND) para que construya y opere un canal de 278 km de largo, por un plazo de hasta 100 años.

"Chinos no pasalán (pasarán)... no pasalán, chino ve pa tu casa, no queremos ca-ca-nal", decía un rítmico reguetón que amenizó la marcha, convocada por organizaciones civiles. En el camino, algunos jóvenes pintaron "Ortega vende patria" sobre las calles y otros recogieron firmas para elevar su protesta a nivel internacional.

Fue la primera protesta nacional que se realiza contra el canal, tras numerosas marchas en los últimos dos meses en los departamentos de Rivas, Nueva Guinea y San Juan del Sur por parte de pobladores que son amenazados con desalojos.

Las obras, que se inician oficialmente el 22 de diciembre, arrancarán en la desembocadura del río Brito, en la costa del Pacífico sur, cruzarán el Lago Cocibolca y terminarán en el mar Caribe.

"No queremos que partan a Nicaragua en dos", reclamó Wilson Pross de 27 años, quien criticó duramente la concesión de la administración del canal por un siglo a los chinos argumentando que ni siquiera sus hijos podrán ver los beneificios de la obra.

Campesinos rechazan desalojos

La apertura de la vía afectará a unas 30 mil personas de las comunidades que viven sobre la ruta. En la marcha sobresalieron cientos de pequeños agricultores del municipio caribeño de Nueva Guinea, que entraron a Managua en camiones gritando "¡El pueblo unido jamás será vendido!".

"No queremos que vengan a pisotear nuestras tierras y nuestros derechos. ¿De qué van a vivir nuestras familias? ¿De qué van a vivir ustedes en la ciudad si nosotros somos los que producimos para que la gente coma?", preguntó Porfirio García, de Nueva Guinea.

Los manifestantes también criticaron la decisión de incluir en la ruta el lago Cocibolca, que suple de agua a más de cien mil personas de ciudades ribereñas. "El lago y la soberanía de Nicaragua valen más que un canal", el gobierno está "entregando el proyecto a personas que no conocemos", denunció Henry Ruiz de la isla de Ometepe, la más grande de los 400 islotes que alberga el Cocibolca.

La marcha coincidió con la celebración del día internacional de los derechos humanos y contó con el apoyo de opositores de la disidencia sandinista y la derecha liberal. El gobierno sostiene que el canal, que se construirá en cinco años con una inversión de 50 mil millones de dólares, cuenta con el apoyo de la mayoría de los nicaragüenses y que es la manera más rápida de salir de la pobreza que afecta a 45% de la población.