Miles de maestros en huelga marchan en Colombia

Los docentes exigen que en las actuales negociaciones con el gobierno de Santos se concreten sus reclamos de aumento salarial y de mejoras en el sistema de enseñanza.

Bogotá

Miles de maestros de la red de educación pública de Colombia, en huelga desde hace dos semanas, marcharon hoy por Bogotá para exigir que las negociaciones en curso con el gobierno concreten sus reclamos salariales y de mejoras en el sistema de enseñanza.

Con banderas de Colombia, pancartas y elementos para protegerse del fuerte sol que hacía en la capital, los maestros llenaron las calles con mensajes para el gobierno de Juan Manuel Santos, con el que actualmente negocian el fin de la huelga que desde el 22 de abril ha dejado sin clases a unos nueve millones de estudiantes.

"Como dice el lema: cueste lo que cueste, este paro se mantiene hasta última orden del sindicato", dijo a la AFP Álvaro Medina, uno de los maestros que se unió a la manifestación, convocada por la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) en el marco del paro nacional.

En las pancartas se podían leer mensajes como "La educación está muriendo" o críticas directas a la ministra de Educación, Gina Parody, que ha rechazado en varias ocasiones la huelga.

El gobierno ha propuesto hasta ahora un aumento de 12% a los profesores, que plantean en sus exigencias un ajuste de sueldos mayor al 20%, así como el cumplimiento de mejoras en la prestación de salud previamente acordadas y reformas al sistema de enseñanza, como la extensión de la jornada única y la universalización de la educación preescolar.

"Estamos molestos porque un 12% en realidad no es nada, es lo del comienzo. Estamos marchando por la dignidad del magisterio de Colombia", dijo la maestra Araceli Salinas, una de las manifestantes. Mientras tenía lugar la marcha, las negociaciones entre maestros y gobierno continuaban en una mesa de diálogo que busca acuerdos para que los alumnos puedan volver a las aulas lo antes posible.

Hace casi un año, los educadores colombianos sostuvieron un paro de varios días, a pocas semanas de los comicios en los que resultó reelecto el presidente Santos, para reclamar el pago de millonarias deudas, mejorar su sistema de salud y lograr aumentos salariales.