Miles de chinos homenajean en Hong Kong a víctimas de Tiananmen

Un parque del centro de la ex colonia británica se convirtió en un mar de velas y de personas que recordaron la represión de la revuelta estudiantil en 1989 por el régimen comunista chino en Pekín.
Participantes encienden velas en la vigilia organizada por los estudiantes, en el campus de la universidad Hong Kong University (HKU)
Participantes encienden velas en la vigilia organizada por los estudiantes, en el campus de la universidad Hong Kong University (HKU) (AFP)

Hong Kong

Un parque del centro de Hong Kong se transformó esta tarde en un mar de velas, en torno a las cuales se congregaron miles de personas para recordar la represión de 1989 en la plaza Tiananmen de Pekín.

Aunque los hongkoneses recuerdan este aniversario cada 4 de junio desde hace quince años, este año tendrá una significación particular por las tensiones entre los prodemócratas y el ejecutivo local, apoyado por China.

"Esto es una lucha permanente por la justicia", lanzó Richard Tsoi, de la Alianza de Apoyo a los Movimientos Democráticos y Patrióticos en China, organizadora de la manifestación.

Los organizadores del evento preveían una afluencia de 150 mil personas en esta vigilia en el parque Victoria; la policía, por su parte, estimó que había unos 46 mil asistentes. Tras un inicio de manifestación marcado por cantos y discursos, la multitud comenzó a agitar miles de velas en silencio.

Un grupo de estudiantes, colectivo que fue punta de lanza de las manifestaciones del pasado invierno, quemó una copia de la "constitución" hongkonesa con las nuevas leyes electorales.

El Legislative Council (LegCo), el parlamento de Hong Kong, examinará el 17 de junio un proyecto de reforma que prevé permitir votar a todos los hongkoneses mayores de edad en los comicios de 2017 para elegir al nuevo jefe del ejecutivo de este territorio autónomo chino.

La reforma, sin embargo, contiene una cláusula que limita a dos o tres el número de candidatos, que deberán recibir el aval de un comité leal a Pekín. El año pasado, el movimiento prodemocracia, que lucha contra una "democracia trucada", paralizó con sus protestas durante dos meses una parte de esta antigua colonia británica.

Una ciudad dividida

Las reuniones entre el gobierno local y responsables chinos con los activistas prodemocracia han sido infructuosas hasta la fecha, ante la negativa de ambos bandos de ceder terreno.

Para que salga adelante, el texto debe lograr dos tercios de los votos del LegCo, pero los diputados prodemocracia, que tienen más de un tercio de los escaños, amenazan con oponerse. Los últimos sondeos muestran que el más del 45% de los hongkoneses apoyan el proyecto de reforma frente a algo más de un 35% que se opone.

La concentración anual del 4 de junio en Hong Kong constituye el principal homenaje en China del aplastamiento de la primavera de Pekín, cuya memoria está oficialmente prohibida por Pekín.

En la madrugada del 4 de junio de 1989, tras siete semanas de manifestaciones para exigir reformas democráticas en China, decenas de miles de soldados respaldados por centenares de tanques abrieron fuego contra la multitud hasta llegar a la plaza de Tiananmen.

Aunque las autoridades chinas nunca han facilitado un balance oficial de víctimas, fuentes independientes aseguran que hubo entre varios centenares y un millar de muertos solo en Pekín, sin contar los fallecidos en el resto del país.

Tumbas bajo vigilancia

El departamento de Estado norteamericano pidió transparencia a Pekín. "Estados Unidos continua pidiendo un balance oficial de las víctimas y la liberación de los detenidos condenados en el marco de estos acontecimientos "veintiséis años después de la represión violenta de las manifestaciones pacíficas" de la plaza Tiananmen, indicó en un comunicado, y pidió el fin de las detenciones a quienes conmemoran esta fecha.

Según la ONG Chinese Human Rights Defenders (CHRD), decenas de personas han sido arrestadas en las provincias de Shaanxi y Hunan antes de los homenajes de este 26 aniversario.

Testigo de incesantes presiones, Zhang Xianling, cuyo hijo de 19 años murió en Tiananmen, acudió hoy a su tumba bajo la mirada atenta de decenas de agentes de seguridad vestidos de paisano. "El objetivo es impedirme conceder entrevistas (...) y que vaya a lugares considerados sensibles, como la plaza Tiananmen", explicó a la AFP esta mujer de 77 años.