Miles de cristianos asirios huyen de los yihadistas en Siria

El Estado Islámico secuestró el lunes a 90 sirios de religión cristiana provocando un éxodo masivo en la comunidad hacia las ciudades de Hasake y Qamishli, reveló una ONG.
Las minorías religiosas son objetivo preferente del odio religioso de los yihadistas, en la imagen, yazidíes iraquíes huyen del EI en el norte de Irak
Las minorías religiosas son objetivo preferente del odio religioso de los yihadistas, en la imagen, yazidíes iraquíes huyen del EI en el norte de Irak (Reuters)

Beirut

Unos cinco mil cristianos asirios abandonaron sus casas en Siria después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) secuestrara a decenas de personas de esta confesión.

Cerca de mil familias han huido desde el lunes de sus casas en el noreste sirio para refugiarse en las ciudades de Hasake y Qamishli, "o sea, casi cinco mil personas", declaró a la AFP Osama Edward, director de la red asiria de los derechos humanos con sede en Suecia.

Desde el lunes, los yihadistas han secuestrado a 90 sirios de la comunidad asiria en la provincia de Hasake, fronteriza con Turquía y con Irak, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Según Edward, el número de rehenes "en su gran mayoría mujeres, niños y ancianos, oscila entre 70 y 100 personas".

Las autoridades estadunidenses condenaron hoy "con firmeza" los secuestros en masa perpetrados por el EI en Siria y en Irak. Alrededor de 30 mil asirios, una de las comunidades más antiguas convertidas al cristianismo, vivían en Siria antes del comienzo de la guerra en 2011, la mayoría de ellos en Hasake.

"Los yihadistas irrumpieron en las casas el lunes hacia las 04:00 de la madrugada cuando todo el mundo dormía" en la región de Al Jabur, nombre del río que bordea 35 localidades asirias de la provincia de Hasake, declaró Edward.

"Aquí es la casa del EI"

"Mi esposa es originaria de Tal Shamiram, y cuando quiso contactar por teléfono con su tío, le contestó un hombre que dijo 'Aquí es la casa del Estado Islámico'", contó Edward. Según él, los rehenes fueron llevados a Shadadé, un bastión del EI en la provincia de Hasake.

Edward, que pide protección internacional para los desplazados, afirma que el EI había pedido a los lugareños hace unas semanas que quitaran las cruces de las iglesias. Según el OSDH, "el EI atacó para vengarse de los kurdos que lanzaron una ofensiva, con la ayuda de los bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, para recuperar pueblos de Hasake".

"Saben muy bien que secuestrar a cristianos da mucho que hablar a nivel internacional", explica Edward. "El EI pierde terreno por los bombardeos de la coalición y tomaron a estos rehenes para convertirlos en escudos humanos", estima Edward, quien cree que intentarán canjearlos por prisioneros yihadistas en manos de los kurdos.

Según el OSDH, los combatientes kurdos han recuperado tres localidades asirias y una localidad de mayoría suní, pero los combates prosiguen. "Las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) han tomado Tall Masri, Tall Hermel y Ghbeich", dijo el director del OSDH, Abdel Rahman.

Un australiano que combatía junto con los kurdos a los yihadistas perdió la vida el martes, agregó, precisando que se trata del primer occidental prokurdo que muere en la batalla. También aseguró que en Tall Shamiram, los yihadistas quemaron parcialmente una iglesia. En la localidad musulmana de Ghbeish, acusaron a los habitantes de colaborar con los kurdos y decapitaron a cuatro además de incendiar viviendas y una escuela.

Obispo denuncia bloqueo en frontera

El obispo sirio Jacques Behnan Hindo denunció hoy el bloqueo de los cristianos de la región del noreste de Siria, Hasaka, cerca a la frontera con Turquía, entre varias anomalías que afectan a esa comunidad en peligro. Familias enteras huyen pasando por Damasco (capital de Siria) ya que les impiden huir por carretera debido "al bloqueo a los que estamos todos sometidos", dijo el obispo en declaraciones a Radio Vaticano.

El grupo Estado Islámico (EI) ha secuestrado al menos a 90 personas de la minoría cristiana asiria en aldeas del noreste de Siria, según informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Londres. Los yihadistas han lanzado una brutal campaña de limpieza étnica y religiosa en la región, habitada por los asirios, buena parte de ellos cristianos.

"La estrategia del terror funciona", comentó el religioso, quien aseguró que las autoridades turcas dejan pasar camiones cargados de petróleo, trigo, algodón, incluso a combatientes del grupo EI, pero no dejan salir a los habitantes de las comunidades cristianas.

Antes del inicio del conflicto, en marzo de 2011, había unos 120 mil asirios en Hasaka, la mayoría de los cuales ha huido de la guerra hacia los países vecinos. Las aldeas de la región gozaban de las protección de las fuerzas kurdas, que se vieron sobrepasadas por el asalto de los yihadistas.

Interés común

El EI se apoderó de zonas de Irak y de Siria en las que ha cometido todo tipo de atrocidades como decapitaciones, limpieza étnica, secuestros y violaciones, y que la ONU considera como crímenes contra la humanidad.

El jefe de la diplomacia estadunidense, John Kerry, dijo hoy que Estados Unidos e Irán tienen "interés común", aunque no cooperen militarmente contra el sanguinario EI. Irán "ha hecho cosas que nos ayudan, como combatir el EI, pero no coordinamos con ellos, no trabajamos (juntos) ni se lo hemos pedido", dijo.

En Estados Unidos, tres residentes neoyorquinos han sido detenidos y acusados de ayudar al EI, y en el caso de dos de ellos de querer unirse a los yihadistas en Siria, según las autoridades que anunciaron que se trata de dos uzbecos y un kajazo.

En el ámbito diplomático, y por primera vez desde la ruptura de relaciones entre Siria y Francia en 2012, cuatro parlamentarios franceses, de la izquierda y de la derecha, llevan a cabo una misión "personal" en Siria desde el martes.