Michelle Obama visita reserva de osos panda

En su último día en el país oriental, Obama tuvo el privilegio de alimentar pandas
Visitar reservas de pandas está prohibido para la gente común, pero se hizo una excepción con la primera dama de Estados Unidos
Visitar reservas de pandas está prohibido para la gente común, pero se hizo una excepción con la primera dama de Estados Unidos (AFP)

Pekín

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, tuvo el miércoles el exclusivo privilegio de alimentar a los osos panda de la reserva de Chengdu, sudoeste de China, algo expresamente prohibido para el visitante común y corriente.

Michelle Obama, su madre y sus hijas Sasha y Malia, que realizan una visita de varios días a China, fueron fotografiadas cuando le daban de comer a un oso panda pedazos de manzana fijados a la punta de una larga caña de bambú.

En la barrera del espacio figuraba un cartel que prohíbe alimentar a los pandas, una especie en peligro de extinción, que se convirtió en un símbolo de China y que los chinos consideran como uno de "sus tesoros nacionales".

Por otra parte, Michelle Obama almorzó en un restaurante tibetano, donde probó una sopa de carne de yak, un bóvido de gran tamaño y mucha lana que vive en las regiones frías del Tíbet.

La elección de ese restaurante refleja el interés de Obama "por los derechos de las minorías étnicas en China", explicaron los allegados a la primera dama.

La provincia de Sichuan, cuya capital es Chengdu, cuenta con una importante minoría tibetana.

Michelle Obama culmina este miércoles una visita de siete días destinada a disipar la desconfianza que existe en las relaciones entre Estados Unidos y China.