Siempre quiso ser 'marine': madre de mexicana fallecida en Nepal

Sara Medina ingresó a la Marina de Estados Unidos en 2010. Murió la semana pasada en Nepal, donde hacía tareas humanitarias, cuando se desplomó un helicóptero militar estadunidense.
Sara Medina.
Sara Medina. (Especial)

Ciudad de México

Mi hija siempre quiso pertenecer a la Marina de Estados Unidos, dijo Cecilia López, mamá de Sara Medina, la joven mexicana que falleció en un accidente aéreo cuando hacía tareas humanitarias en Nepal.

"Estaba en la Marina desde el 28 de noviembre de 2010, siempre quiso ser marine. Estudió cuatro años en el programa Navy Junior, con el que servía a la comunidad. Antes de cumplir los 18, ella me decía que se iría al cuerpo militar y yo me negaba a darle permiso. Después no me quedó de otra más que apoyarla", narró en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen.

Cecilia explicó que su hija formaba parte del grupo conformado por soldados de la base militar de Okinawa, Japón que viajó a Nepal para realizar una misión humanitaria; días antes se habían comunicado.

"El miércoles anterior al sismo me envió un mensaje de que ya había llegado a Nepal. El día 10 de mayo me habló para felicitarme. Ella me dijo 'te quiero mucho, ¡muchas felicidades! Todo está bien, todo ya pasó, solamente estamos brindando apoyo a todos los afectados'. Eso me dejó tranquila", aseguró.

López dijo que se enteró del accidente mientras estaba trabajando.

"Exactamente a medio turno, me dijeron que alguien quería hablar conmigo. Me llevaron a una oficina. Yo miré a mi hijo con una expresión que no me gustó. Al dar dos pasos más, vi un militar vestido como ella, dos pasos más y vi otros dos. Mi corazón me dijo 'tu hija no está bien'. Mi hijo me abrazó y me dijo que la noticia la teníamos que recibir juntos".

Lo que le comunicaron fue que el helicóptero se encontraba desaparecido; según investigaciones, esto ocurrió durante el segundo terremoto. Cuatro días más tarde, les notificaron que la aeronave había caído y todos los miembros de la tripulación habían muerto.

"El viernes los militares informaron que el helicóptero había sido encontrado que no sabían cuántos cuerpos había pero que no eran los ocho. La madrugada del sábado vinieron los oficiales, nos dieron la terrible noticia, la más fuerte: no hubo sobrevivientes", dijo.

Sobre los servicios funerarios, la madre de la marine de 23 años explicó que el cuerpo llegará a Washington en los próximos días. Después será velado en la comunidad de Aurora, Illinois, donde vivía y posteriormente será trasladada a Durango.

"Viajaremos a Washington porque le harán homenaje especial. No sé que día la trasladen a Illinois. Va ser muy extrañada, va a estar en el corazón de nuestra comunidad. Era una jovencita muy conocida".

Sobre su relación con Sara, Cecilia dijo conmovida que eran muy unidas.

"Debemos estar fuertes y tranquilos. Somos una muy pequeña familia pero muy unida. A mi hija nunca le limitamos nada, nunca le prohibimos nada, cumplió su sueño. Teníamos una relación muy cercana y de mucho amor. Cuando uno está en paz con dios y con el ser que partió, no hay que estar tan tristes".