México, por un diálogo "incluyente" en Venezuela

El canciller José Antonio Meade se reúne en Caracas con su par Elías Jaua y respalda la gestión mediadora de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que concluyó ayer
Meade (der.) y Jaua se reunieron como parte de una gira regional del diplomático mexicano.
Meade (der.) y Jaua se reunieron como parte de una gira regional del diplomático mexicano. (Juan Barreto/AFP)

Caracas y Bogotá

El canciller mexicano, José Antonio Meade, de visita por Venezuela, expresó ayer su apoyo al diálogo “incluyente” en el país sudamericano tras más de un mes de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, quien las ha calificado de “golpe de Estado en desarrollo”.

“Hemos reiterado la convicción de que el diálogo es la mejor fórmula para encontrar una solución pacífica e institucional. Hemos manifestado nuestro rechazo a cualquier forma de violencia”, dijo Meade acompañado de su par Elías Jaua en la sede de la cancillería.

“Hemos comentado la necesidad de que el diálogo sea incluyente, respetuoso”, añadió al fijar el apoyo de México a la misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que este martes y miércoles visitó el país y se reunió con distintos sectores para destrabar el diálogo político en el país a pedido de Maduro.

Desde que se desataron las protestas contra el gobierno el 4 de febrero, Maduro llamó a un diálogo nacional, pero el movimiento estudiantil —que lidera las protestas— y la oposición se niegan a asistir mientras haya detenidos, prosiga la represión en las marchas y el gobierno siga amenazando a líderes de la oposición.

Para Maduro, detrás de las protestas que suman casi 400 heridos y 60 denuncias de violaciones de derechos humanos, hay  un “golpe en desarrollo” promovido por la oposición en alianza con sectores de la derecha de Estados Unidos y Colombia.

La visita del canciller Meade se da en el marco de una gira por cinco países caribeños, entre ellos Barbados, Trinidad y Tobago, para preparar la Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, a realizarse en México a fines de abril.

En tanto, la misión de cancilleres de la Unasur informó al término de su visita que el presidente Maduro está dispuesto a aceptar que un “testigo” facilite el diálogo interno.

“La Comisión reconoce la apertura y disposición del presidente de la República de acoger las recomendaciones realizadas, y especialmente celebra la voluntad de acordar un testigo de buena fe que facilite el diálogo entre todas las partes”, indica el comunicado, sin detallar cuáles fueron las recomendaciones.

A pedido de Maduro, la misión de Unasur se reunió con líderes de partidos pro oficialistas, de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), organismos de justicia, humanitarios, líderes estudiantiles y representantes religiosos. Las reuniones continuarán ahora con un grupo de “tres cancilleres, que va a dar los últimos retoques para que ese diálogo (con la oposición) se dé”, dijo a su vez en Bogotá el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien se ofreció a mediar entre gobierno y oposición.

Según Santos, el presidente Maduro aceptó las “condiciones para iniciar el diálogo” que pedía la oposición y el movimiento estudiantil para acudir a la “conferencia nacional por la paz”, convocada por el gobierno.

La misión de la Unasur afirmó que existe “disposición al diálogo de todos los sectores”, que “manifestaron la necesidad de moderar el lenguaje, generando así un ambiente pacífico que favorezca las conversaciones”.

Para Maduro, detrás de las protestas hay un “golpe de Estado en desarrollo” promovido por la oposición junto con sectores de la derecha de Estados Unidos y Colombia.

Pero la misión de la Unasur dijo que constató que “todos los sectores” con los que se reunió condenaron “cualquier tentativa de ruptura del orden democrático”.

:CLAVES

EU PRESIONA

Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado de Estados Unidos, dijo que su gobierno estudia sanciones contra Venezuela si no se abre un “espacio democrático” para la oposición.

Aunque las sanciones son un recurso extremo, dijo Jacobson, se evalúa algún tipo de “medida pacífica” que “no incluye una acción militar”.

Jacobson defendió a los manifestantes detenidos “sin cargos” y en especial a la diputada radical María Machado, suspendida en el parlamento tras participar como “representante alterna” de Panamá en la OEA.