México debería hacer más para frenar inmigración ilegal: Santorum

El aspirante republicano afirmó que si es presidente "dejaré claro al gobierno mexicano que debe parar de facilitar esta ilegalidad en la frontera y cooperar con nuestros esfuerzos".
Rick Santorum presenta su plan sobre inmigración hoy en Washington, Columbia
Rick Santorum presenta su plan sobre inmigración hoy en Washington, Columbia (EFE)

Washington

El candidato republicano Rick Santorum,  que cuenta con muy pocas opciones de lograr la nominación del Partido Republicano para los comicios, según las encuestas, consideró hoy que el gobierno de México debería hacer más para frenar la inmigración ilegal a Estados Unidos porque a su juicio actualmente no está haciendo lo suficiente.

"Dejaré claro al gobierno mexicano que debe parar de facilitar esta ilegalidad en la frontera y cooperar con nuestros esfuerzos. Haré todo lo que pueda para cambiar el comportamiento de México para beneficio de ambos países", prometió hacer el candidato republicano si es elegido presidente de los Estados Unidos en 2016, en una conferencia en el Club Nacional de Prensa, en Washington.

"Sin embargo, si no cooperan, estoy preparado para dejar de autorizar las tarjetas de cruce fronterizo como primer paso para lograr su cooperación", amenazó Santorum, en referencia al documento que utilizan muchos mexicanos que viven en la frontera para cruzar a Estados Unidos a hacer compras, ir a la escuela o al hospital.

Santorum, que presentó hoy en Washington su plan migratorio, cree que el gobierno mexicano debería "tomar control" de las zonas del país que actualmente son "una tierra sin ley" e impedir que los inmigrantes centroamericanos atraviesen México para pasar ilegalmente a Estados Unidos.

A diferencia del multimillonario Donald Trump, que parte como favorito en las encuestas, Santorum no pedirá al gobierno mexicano que pague por la construcción de un muro en la frontera, sino que prefiere que lo construyan trabajadores estadunidenses.

Según Santorum, el problema de la inmigración ilegal en Estados Unidos se puede resolver "inmediatamente porque no implica cambiar las leyes, sino simplemente requiere que las leyes actuales sean aplicadas" y defendió la reducción de la inmigración ilegal y legal en un 25% para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores estadunidenses.

"Haré lo que cinco presidentes han prometido al pueblo estadunidense (que harían). Controlaré nuestra frontera. Construiré cientos de millas de muro, utilizaré tecnología de punta y desplegaré el personal que sea necesario para asegurar nuestra frontera con México", añadió.

Aunque Santorum considera "trágico" que familias mixtas -integradas por indocumentados y ciudadanos estadunidenses nativos- sean separadas porque uno de sus miembros es deportado, recordó que todo el mundo, incluidos los inmigrantes, debe cumplir la ley. "Somos un país de leyes", recordó.

"Es como alguien que roba un banco para alimentar a su familia", comparó el ex senador de Pensilvania. "¿Me siento mal porque no tenga suficiente dinero y necesite robar un banco para proveer a su familia? Por supuesto que me siento mal, todos nos sentimos mal...pero no podemos obviar el hecho de que ha violado la ley y que hay consecuencias por quebrantar la ley", añadió.

Si gana las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Santorum prometió acabar con el derecho automático a la ciudadanía estadunidense para hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en Estados Unidos y poner fin a las ciudades santuario, que ofrecen refugio a inmigrantes en peligro de deportación.

También se mostró a favor de la puesta en marcha de un sistema de seguimiento biométrico para cada inmigrante que entre en Estados Unidos a fin de controlar quién está en el país y si las personas que ingresan permanecen en el país después del vencimiento de sus visas.

Además, el candidato quiere obligar a las empresas a utilizar el programa E-Verify, diseñado para verificar de forma electrónica si un trabajador nuevo tiene permiso de trabajo. Al igual que el ex gobernador de Florida Jeb Bush, Santorum se mostró a favor de eliminar la lotería de las "green cards" (permisos de residencia permanente) y la llamada "migración en cadena", que favorece la reunificación familiar de los inmigrantes.

Pero a diferencia de Ted Cruz, Santorum no cree que haya que aumentar la migración legal, sino al contrario, aboga por reducirla un 25 por ciento para proteger a los trabajadores estadunidenses. "Esto no es anti-inmigrante, es pro-trabajador", aseguró Santorum.

"Creo que la inmigración puede ser una cosa muy buena", dijo Santorum. "Pero como con cualquier cosa, en demasía puede no ser tan bueno", agregó el aspirante.

"Cuando nuestros mercados de trabajo no pueden manejar la afluencia que estamos recibiendo, entonces es hora de volver a calibrar. Esto no es una posición anti-inmigrante, es una posición a favor de los trabajadores, especialmente aquellos más afectados por las olas de los nuevos trabajadores: inmigrantes recientes, minorías y trabajadores más jóvenes", aseveró el ex senador por Pensilvania.

Santorum, que no logró entrar en la lista de los diez candidatos republicanos que asistieron al primer debate televisado de las primarias el pasado día 6, es conocido por una dura perspectiva en materia migratoria, tanto que hoy reivindicó haber tenido "las mismas ideas que (el magnate) Donald Trump" antes que él.

"Hasta este verano, yo era el único candidato que tenía un mensaje centrado en ayudar a los trabajadores estadunidenses, poniendo límites de sentido común en esta oleada de inmigrantes", apuntó.

"El gobernador (Scott) Walker fue el primero en cambiar su posición con pocos detalles para poner límites a la inmigración. Ahora Donald Trump se ha unido a la mayoría de los estadounidenses con algunas ideas para ayudar a priorizar a los trabajadores estadounidenses", consideró.

Como el polémico magnate, que el pasado domingo presentó su plan migratorio, el precandidato republicano planteó la construcción de "cientos de millas de un muro en la frontera con México" y "el despliegue que sea necesario" de fuerzas de seguridad.

Además, Santorum se alineó también con Trump en su postura sobre eliminar la ciudadanía por nacimiento, uno de los temas más candentes en el debate presidencial actual en lo referente a inmigración.

En comparación con las propuestas planteadas por la precandidata favorita entre los demócratas, Hillary Clinton, Santorum aseguró que sus medidas están "basadas en la esperanza y la oportunidad" y no el miedo.

El ex senador, que llegó a ser el rival más fuerte del candidato republicano en 2012, Mitt Romney, insistió en que Clinton basa su modelo de país en la división de las comunidades y las etnias, mientras que su planteamiento pretende aunar a los estadunidenses y proteger a las familias.

"La amnistía va a perpetuar el problema, y no a solucionarlo", dijo, en referencia a las propuestas demócratas para lograr una reforma migratoria con un camino a la ciudadanía para los más de once millones de inmigrantes ilegales que se calcula que hay en el país.