Merkel logra millonarios acuerdos en su séptima visita a China

La canciller alemana se reunió hoy con el presidente chino, Xi Jinping, y con el primer ministro, Li Keqiang, en una jornada en la que Pekín ofreció a Berlín mayor cooperación en la lucha contra ...
La canciller alemana Angela Merkel (i) hace un gesto junto al primer ministro chino, Li Keqiang (2i) ante estudiantes chinos y alemanes
La canciller alemana Angela Merkel (i) hace un gesto junto al primer ministro chino, Li Keqiang (2i) ante estudiantes chinos y alemanes (AFP)

Pekín

La canciller alemana, Angela Merkel, asistió hoy en Pekín a la firma de media docena de millonarios acuerdos entre empresas chinas y germanas y recibió la oferta de Pekín de mayor cooperación bilateral en la lucha contra el ciberespionaje. Merkel se reunió hoy con el presidente chino, Xi Jinping, y con el primer ministro, Li Keqiang, y presidió junto a este último la firma de varios acuerdos, entre los que destaca la venta de 123 helicópteros de la europea Airbus por cerca de 294 millones de euros (unos 400 millones de dólares).

Además, la aerolínea alemana Lufthansa y la china Air China, ambas miembros de Star Alliance, firmaron el establecimiento de una sociedad conjunta que les permitirá compartir rutas y servicios de venta de billetes, un acuerdo que entrará en vigor en octubre de este año, según informó la compañía germana.

También se acordó hoy en la capital china la ampliación de las líneas de producción de Volkswagen en China con la apertura de dos nuevas fábricas en Qingdao y Tianjin, mediante una inversión conjunta con su socia china, FAW, de dos mil millones de euros (2,700 millones de dólares).

Ambas partes anunciaron asimismo un acuerdo que permitirá a firmas alemanas invertir más de 80 mil millones de yuanes (unos trece mil millones de dólares, 9,500 millones de euros) en las Bolsas de Shanghái y Shenzhen, una iniciativa similar a las suscritas anteriormente por China con Francia, el Reino Unido y Corea del Sur.

Aunque la jornada estuvo marcada por estos acuerdos comerciales, el ciberespionaje también marcó el tono de la comparecencia conjunta de Li y Merkel tras su reunión bilateral, por la reciente detención de un trabajador de los servicios secretos germanos acusado de filtrar información a EU. El trabajador, de 31 años, es sospechoso de filtrar información sobre la comisión parlamentaria que investiga el espionaje estadunidense en suelo germano.

Merkel destacó en Pekín a los medios de su país que, si estas acusaciones se confirman, "se trataría de un proceso muy serio" que contravendría la cooperación entre socios que se presupone entre EU y Alemania. El primer ministro Li, por su parte, aprovechó para comentar que China también es una de las principales víctimas de las redes de ciberespionaje internacional, y ofreció a Alemania cooperación en la lucha contra estas actividades.

El estallido del escándalo en Alemania permitió a Li capear otras sospechas de espionaje, provenientes de empresas germanas con intereses en China, que acusan al país asiático de apropiación ilegal de tecnología germana con fines industriales. La reunión de Merkel con los líderes comunistas coincidió con un aniversario importante en China, el del inicio de la guerra contra Japón (1937), efeméride que Li aprovechó para resaltar que Alemania "ha enmendado" su pasado bélico, mientras sectores políticos e intelectuales japoneses no lo han hecho.

"La paz sólo puede mantenerse si se mantienen en la mente las lecciones del pasado", destacó Li en su comparecencia ante los medios junto a Merkel, en otra muestra de las tensas relaciones entre China y Japón y los intentos de Pekín de usar foros internacionales para criticar el "revisionismo histórico" del país vecino. La visita de Merkel es la séptima de la canciller alemana al país asiático y se produce tan sólo cuatro meses después de la que el presidente Xi hizo a Alemania en marzo.

Acompañada de directivos de algunas de las principales empresas alemanas, desde Volkswagen a Lufthansa, Siemens o Deutsche Bank, la canciller busca en su nueva visita a China, según los analistas, profundizar los lazos con la mayor potencia emergente ante las dudas que Alemania, principal potencia exportadora europea, sigue teniendo en sus mercados tradicionales en EU y el Viejo Continente.

El comercio bilateral entre China y Alemania alcanzó los 164 mil millones de euros (190 mil millones de dólares) en 2013 y China es el segundo mayor mercado para las exportaciones alemanas, detrás del de EU. Para las exportaciones alemanas, China es el primer mercado asiático, con 67 mil millones de euros de ventas en 2013. En el otro sentido, Alemania es el primer destino europeo de las mercancías chinas, con un volumen de 73 mil millones de euros el año pasado.

En los medios chinos, Merkel ha llamado la atención también por su decisión de iniciar la visita oficial en un original destino, la provincia interior de Sichuan, donde sorprendió a los vecinos al visitar un mercado y comprar pasta de guindillas, un condimento muy usado en la gastronomía local pero poco conocido fuera de China.