Merkel insta a Ucrania a avanzar en la formación de un gobierno

La canciller alemana se reunió en Berlín con dos líderes opositores ucranianos, Vitali Klitschko y Arseni Yatseniuk.
Angela Merkel (c), con los dirigentes opositores ucranianos Vitali Klitschkó (i) y Arseni Yatseniuk (d) en la cancillería federal en Berlín
Angela Merkel (c), con los dirigentes opositores ucranianos Vitali Klitschkó (i) y Arseni Yatseniuk (d) en la cancillería federal en Berlín (EFE)

Berlín, Moscú

La jefa de gobierno alemán, Angela Merkel, instó a Ucrania a avanzar en la formación de un nuevo gobierno y en una reforma de la constitución tras reunirse el lunes con dos líderes opositores ucranianos. "El acuerdo sobre una amnistía para los manifestantes es un paso positivo. Ahora no hay que detenerse aquí. Hay que avanzar con fuerza en la composición del gobierno y en la reforma de la constitución", declaró Merkel en un comunicado.

"La canciller aseguró que Alemania y la UE harán todo lo posible para contribuir a una salida positiva de la crisis", añadió la jefa de gobierno después de reunirse con los líderes opositores Vitali Klitschko y Arseni Yatseniuk. "La situación continúa extremadamente tensa", añadió Merkel. Durante el encuentro, los líderes solicitaron a la canciller alemana ayuda financiera y sanciones contra el entorno del presidente ucraniano, Viktor Yanukovich.

"Nuestros socios europeos están dispuestos a apoyarnos", dijo Yatseniuk, quien evocó una ayuda financiera de 610 millones de euros. "Pienso que la Unión Europea y Alemania tienen mecanismos para introducir sanciones", declaró Klitschko. Rusia anunció poco después la entrega "esta semana" a Ucrania de dos mil millones de dólares del plan de rescate acordado en diciembre, pero suspendido en espera de la formación de un nuevo gobierno en Kiev, según el ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov.

Según su entorno, Yanukovich podría anunciar a partir del martes el nombramiento de un nuevo primer ministro, un anuncio muy esperado por Moscú y Bruselas. Ucrania vive una contestación sin precedentes desde que el presidente ucraniano rechazara a finales de noviembre un acuerdo de asociación con la Unión Europea para acercarse a Rusia.

Moscú, que empujó a Kiev a renunciar a ese acercamiento con la UE, acordó a Ucrania en diciembre un crédito de quince mil millones de dólares, de los cuales ha entregado ya tres mil, y un descuento importante sobre el precio del gas ruso. Los occidentales anunciaron por otra parte que preparaban una ayuda financiera para Ucrania, que está al borde de la quiebra, aunque reconocieron que tendrán dificultades para igualar la oferta rusa.

El gobierno alemán mantuvo así un tono medido pero tácitamente favorable a la oposición en el conflicto en Ucrania. Klitschko, por su parte, reclamó que Berlín vaya más allá y adopte el papel de mediador en el conflicto. "No debemos subestimar el papel de Alemania y en particular el de la canciller, una de las figuras políticas más influyentes del mundo", dijo tras la reunión con Merkel. En un artículo publicado hoy por el diario Bild, el ex campeón mundial de boxeo insistió también en pedir sanciones a Kiev. "Desde hace meses reclamamos el bloqueo de cuentas bancarias y la prohibición de entrar en la Unión Europea de miembros del gobierno. ¡Queremos una señal clara ahora!", agregó en el diario.

Asimismo, Rusia comprará esta semana otros dos mil millones de dólares en bonos del Estado ucraniano, el segundo tramo del rescate de quince mil millones de dólares, anunció hoy Antón Siluánov, ministro ruso de Finanzas. "Rusia comprará eurobonos ucranianos por valor de dos mil millones de dólares", dijo Siluánov, que precisó a la prensa local que esa operación tendrá lugar esta semana. Recientemente, el propio Siluánov aseguró que Rusia sólo reanudaría el rescate a la economía de Ucrania cuando este país saldara sus deudas por el suministro de gas natural en 2013, que ascenderían a 2,700 millones de dólares.

A finales de enero, el primer ministro en funciones de Ucrania, Serguéi Arbúzov, aseguró que Kiev ya había recibido el primer tramo de tres mil millones de dólares. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha ordenado al Gobierno que cumpla con los compromisos de ayuda financiera prometida a Kiev después de que el Gobierno ucraniano suspendiera en noviembre la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, detonante de las actuales protestas antigubernamentales.

El pasado 17 de diciembre, Rusia asumió el compromiso de socorrer a la deprimida economía ucraniana con la inversión de quince mil millones de dólares y una rebaja de más de un 30 % del precio del gas que exporta a Ucrania. La destitución del primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, demandada por la oposición hizo temer por la concesión del rescate ruso, sin el cual la economía del país vecino entraría en bancarrota, según los analistas.