Mercosur busca nuevos caminos para acelerar su comercio

La 48 cumbre presidencial del bloque sudamericano finalizó con llamados a la flexibilización de las reglas que entorpecen la integración internacional para lo que adoptará un "Plan de Acción" ...

Brasilia

El Mercosur buscará reimpulsar su comercio interno revisando en los próximos meses las trabas que lo entorpecen, con un ojo puesto en ampliar su inserción internacional, un desafío mayor para un bloque muy heterogéneo.

La 48 cumbre presidencial del Mercosur, realizada en Brasilia, terminó esta tarde con varios llamados a la flexibilización de las reglas y a una mayor apertura por parte de los presidentes de Brasil, Uruguay y Paraguay, que abogaron explícitamente por buscar vías para intensificar el comercio.

La unión aduanera adoptará el "Plan de Acción" presentado por Paraguay y Uruguay - en la cita previa que reunió a los cancilleres - para intentar una vez más limpiar las barreras comerciales que históricamente obstaculizan el intercambio entre los socios.

"Hay que garantizar el libre tránsito y la eliminación de restricciones no arancelarias a nuestros productos. Hay que eliminar barreras que impiden el comercio", enfatizó el presidente paraguayo Horacio Cartes, que recibió la presidencia temporal del bloque de manos de la brasileña Dilma Rousseff.

El Mercosur sigue aún encorsetado por normas paraarancelarias, como la obligación de presentar declaraciones juradas para importar o exportar, o las licencias no automáticas, que en la práctica sirven para administrar el comercio y han afectado su dinámica interna de intercambio.

El programa propuesto por las economías más pequeñas del bloque definirá a fines del 2015 qué medidas arancelarias y no arancelarias serán mantenidas. La reunión del viernes había llegado precedida de una serie de reclamos públicos por parte de Brasil, Uruguay y Paraguay para revitalizar el comercio del bloque, también golpeado por el enfriamiento de sus mayores economías: Brasil, Argentina y Venezuela.

En su breve intervención, Cartes anunció una presidencia "pragmática" que perseguirá un Mercosur "sin trabas al comercio", una idea que no fue acompañada con la misma vehemencia por Argentina y Venezuela que tienen modelos económicos más cerrados.

Visiones distintas

"La búsqueda de nuevos mercados continuará siendo prioritaria para el Mercosur", declaró la anfitriona Rousseff ante el plenario de la cumbre, donde señaló que el panorama económico que siguió a la crisis internacional de 2008 presenta nuevos desafíos.

"Seguiremos empeñados en consolidar la unión aduanera. Los efectos de la crisis generan desafíos para las economías de la región, por eso es importante que las reglas se mantengan flexibles", expresó refiriéndose a las negociaciones del bloque con el resto del mundo.

En la misma línea, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez reafirmó su postura crítica con el actual funcionamiento del bloque, que planea intercambiar propuestas a fines de este año con la Unión Europea (UE) para crear un área de libre comercio, un dilatado proceso que arrancó en 1999.

"El Mercosur ha sido, es y será lo que hemos sido, somos y seremos capaces de hacer. Si hoy no nos satisface es porque puede y debe ser mejor", declaró el mandatario, que resaltó de todas maneras la importancia de negociar unidos, en particular con la UE.

"Podemos concretar este acuerdo y avanzar en otros, con distintos bloques regionales, bienvenidos sean. Los necesitamos", manifestó. De hecho, el bloque también apuesta a profundizar el diálogo con la Alianza del Pacífico que integran Chile, Perú, Colombia y México.

Pero funcionarios que participaron de las conversaciones señalaron a la AFP que la cita reflotó las visiones disímiles que hay en el bloque, con Paraguay, Uruguay y Brasil por un lado, y Argentina y Venezuela por otro. Así, pese a los llamados de flexibilidad no se aprobó ningún tipo de medida en ese sentido.

Durante la cumbre -en la que estuvieron también los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner; de Venezuela, Nicolás Maduro y de Bolivia, Evo Morales- sí se terminó de sellar el ingreso de Bolivia como sexto miembro pleno del Mercosur, aunque aún debe ser ratificado por los parlamentos de Paraguay y Brasil.

Región democrática

La cita del bloque sudamericano dejó espacio para mensajes más allá de la economía. Maduro anunció que los países de Unasur se reunirán a fin de agosto en Asunción para tratar un litigio entre Venezuela y Guyana por la región del Esequibo en el Caribe, en una cita que podría coincidir con otro encuentro del Mercosur.

En coincidencia, Guayana fue admitido hoy como miembro asociado al bloque junto con Surinam. Y en su presentación en el plenario, Rousseff levantó las banderas de la democracia y la paz en América Latina.

El mensaje de la mandataria se da en medio de un espinoso momento político en Brasil, salpicado de recurrentes pedidos informales de destitución por juicio político de parte de la oposición. "No hay espacio para aventuras antidemocráticas en nuestra región", dijo en medio del visible respaldo de todos los presidentes de la cumbre.