Una anciana, la mejor espía de la KGB en Reino Unido

Archivos de la KGB dan a conocer que Melita Norwood, quien murió a los 93 años en 2005, reveló información sobre las fuerzas armadas al gobierno ruso.
Melita Norwood, considerada la mejor espía de la KGB en Inglaterra.
Melita Norwood, considerada la mejor espía de la KGB en Inglaterra. (Reuters)

Inglaterra

Una anciana de 95 años llamada Melita Norwood espiaba para Rusia y transfirió mucha información del ejército británico a Moscú, informó el rotativo Daily Mail.

Los datos se pudieron obtener luego de que se dio acceso al archivo ‘Mitorjin’, una carpeta de documentos secretos de la KGB, extraído de la Unión Soviética en 1992 por el ex agente de la inteligencia soviética, Vasili Mitrojin.

El expediente contiene información de 200 ciudadanos del Reino Unido que cooperaron con la KGB.

Los datos mostraron que Norwood, cuyo nombre clave era ‘Hola’, fue una de las mejores agentes secretos de Rusia en occidente.

Durante sus años de traición vivía en una casa adosada en Bexleyheath, en el sureste de Londres, con su marido Hilary, profesor de matemáticas, cultivando verduras en su huerto y criando a su hija Anita.

Su aspecto no podía ser más común, pero su lugar de trabajo era especial: la Asociación Británica de Metales Preciosos de Euston, en Londres. A finales de la Segunda Guerra Mundial esta organización se dedicaba a investigaciones secretas sobre las propiedades del uranio por encargo estatal en el marco del proyecto de diseño y desarrollo de armas nucleares británicas. Norwood empezó a trabajar en la asociación en 1937.

Norwood se hizo miembro del Partido Laborista Independiente y posteriormente del Partido Comunista. Fue reclutada por el KGB en una reunión de los Amigos de la URSS.

Antes de jubilarse en 1972 Norwood logró transferir materiales sobre el armamento de las Fuerzas Armadas Reales. Su secreto fue revelado en 1992 cuando el Reino Unido obtuvo el 'Archivo Mitrojin'. La espía nunca fue juzgada porque, según los autores del artículo, el Reino Unido no quiso revelar los secretos de su armamento, mientras el servicio de inteligencia MI6 no quiso admitir su error.